* Congosto de Mont Rebei.

Congosto de Mont Rebei – Puente de Montañana – Huesca – Lérida.

El Congosto de Monte Rebei nace como consecuencia de la erosión provocada por el río Noguera Ribagorzana en la Sierra del Montsec, así es un corte en la sierra que deja el Montsec de l’Estall a su derecha (poniente) i el Montsec d’Ares a su izquierda (levante), división que hoy en día coincide con la línea que separa Aragón y Cataluña. Las paredes del desfiladero llegan a superar los 500 metros de altura con puntos donde la anchura mínima del desfiladero es únicamente de 20 metros.

Desde Huesca tomamos la carretera N-240 en dirección Lérida y a la altura de Barbastro nos desviamos dirección Ainsa, Benasque. Unos kilómetros mas adelante tomaremos la N-230 dirección Viella. Al llegar a Puente de Montañana, cruzamos el puente y nos dirigimos dirección Tremp por la C-1311 y a escasos metros nos encontramos un desvío a la derecha que nos indica la dirección a seguir al Congosto de Mont Rebei. Tomamos esta estrecha carretera asfaltada durante 8 km hasta llegar al indicador del aparcamiento de la Masieta, donde dejaremos el vehículo.

La pieza clave para acceder hasta este prodigioso espacio es Puente de Montañana, un pueblo medieval declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974. Las connotaciones artísticas e históricas que impregnan esta entrada norte al congosto, ya de por sí valiosas, alcanzan un mayor relieve al mezclarse con el conmovedor emplazamiento natural de Mont Rebei: una de las estrechuras fluviales más acusadas y extensas de las que surcan los perfiles ibéricos.

Situación: Puente de Montañana, Sierra Montsec, Lérida.
Inicio: Parking de la Masieta
Longitud: 2.500 m.
Desnivel de la Vía: Poco desnivel, recorrido lineal.
Tiempo en Camino Equipado: 2-3 horas.
Equipamiento: Muy bueno.
Puentes, Pasarelas: 1 Puente Colgante y Pasamanos.
Verticalidad: Recorrido lineal muy aéreo.
Mayor altitud: Cueva Colomera 920 m.
Grado de Dificultad: Bajo.

La Masieta: El recorrido, que discurre en su totalidad por la provincia de Lleida, comienza en el aparcamiento y punto de información de La Masieta. El cómodo sendero nos conducirá por la margen izquierda del río Noguera Ribagorzana y cola del Embalse de Canelles hasta el congosto de Mont-Rebei en menos de media hora. Este primer tramo puede realizarse por la GR-1, salvando un desnivel de unos 50m o bien por un sendero más llano y cómodo que atraviesa el dominio inundable del pantano de Canelles, por lo que esta opción únicamente será viable si el pantano se encuentra bajo de nivel. En este caso podremos tomar a la ida la alternativa del sendero GR-1 y el regreso realizarlo por el sendero más próximo al río.
Puente colgante sobre el barranco de San Jaume o de La Massana Antes de entrar en el congosto nos encontramos el puente colgante de San Jaume que nos permite salvar el importante desnivel del barranco.
Paso de Mont Rebei Pasado el puente, en pocos minutos alcanzaremos el paso de Mont Rebei, en la zona conocida como Los Feixoles, donde nos encontraremos un interesante mirador del congosto.
Congosto de Mont Rebei: Aquí empieza el recorrido por el vertiginoso sendero aéreo excavado en la roca, bien acondicionado y dotado de pasamanos, prácticamente en la totalidad de su recorrido. El sendero superior fue realizado en el año 1.982 y se encuentra perfectamente equipado con pasamanos e incluso disponemos de un importante número de bancos colocados a modo de quitamiedos. Existe un paso inferior igualmente excavado en la roca que fue realizado en 1.924, más peligroso y peor equipado, si bien, aunque desde la oficina de información no recomiendan tomarlo, es transitable y la vuelta puede realizarse por el mismo.
Cueva Colomera: En la parte final del recorrido nos encontraremos una canal que asciende por fuerte desnivel hasta la Cueva Colorema. El trayecto, dotado de anclajes en la roca y cadenas para ayudarnos en la ascensión, no es especialmente difícil si bien hay que realizar varias trepadas.
Último tramo del Congosto: Tras descender de la cueva, seguiremos el recorrido por el congosto y pronto nos encontraremos con el final del mismo, donde las paredes verticales que lo conforman empiezan de nuevo a abrirse. El sendero continua en suave ascensión por la ladera hasta nuevos puntos de interés, aunque nuestro recorrido finaliza en este punto. El acceso al sendero inferior se encuentra situado unos cientos de metros más adelante. Es recomendable continuar por el sendero unos metros más para poder contemplar una visión más general de la apertura del congosto y las imponentes paredes verticales de piedra que lo custodian.

Por su cercania con el Desfiladero de Collegats recomiendo su visita en fechas contiguas.

* Desfiladero del Collegats.

Desfiladero del Collegats – Huesca/Lleida –  Aragón/Cataluña.

Como referencia deberemos tener en cuenta que es un punto de actividad relativamente próximo a la correspondiente a Mont Rebei y recomiendo realizar ambas en fechas contiguas.

Acceso en vehículo en su punto de salida: a la carretera C-13, entre la Pobla de Segur y Gerri de la Sal, hace falta pararse al área de descanso de la Fuente de la Figuereta, situada antes de entrar al desfiladero de Collegats.

El desfiladero se abre al paso del río Noguera Pallaresa, cortando al mismo tiempo las sierras interiores de Peracal al oeste y las de Cuberes y Bourmot al este. Es el paso natural entre el Pallars Jussà y el Sobirà es el desfiladero de Collegats, una estrecha rendija abierta entre altas paredes de roca por donde el río Noguera Pallaresa encuentra camino hacia el Sur. El desfiladero tiene una longitud de unos 5 km y desde el río hasta la parte superior de las paredes de roca hay más de 500 m de desnivel.

El símbolo por excelencia del entorno es la Argenteria, un surtidor de agua en la pared de roca que ha formado travertinos de formas particulares que inspiraron tanto al poeta Maragall como al arquitecto Gaudí. Este espacio fue declarado Reserva Natural Parcial en 1987 por su importancia como hábitat de la nutria y de especies de aves como el treparriscos y el quebrantahuesos. Sin embargo, el ave que más probablemente se puede observar es el buitre, que anida en las abundantes grietas y cuevas de los grandes acantilados.

Ubicado en el interior de una gruta, en una zona de difícil acceso, está el monasterio de Sant Pere de les Maleses.

Al paisaje espectacular y de una belleza excepcional de los acantilados de Collegats, se añade la singularidad y larga historia del monasterio e importantes valores naturales al transcurrir por el hábitat del quebrantahuesos, el treparriscos, el buitre y la nutria.

Incidencias del sendero a tener en cuenta:

  • 0,00 km. Inicio del itinerario. Carretera C-13, área de descanso de la Font de la Figuereta (541 m). Desde la fuente, hay que cruzar la carretera C-13 y coger la pista asfaltada de Gramuntill, al principio de la cual se encuentra la señal de inicio del itinerario. En seguida, la pista deja de estar asfaltada.
  • 0,95 km. Inicio del camino de Sant Pere. A la derecha de la pista, una señal de dirección indica el camino que hay que coger para ir a Sant Pere de les Maleses. Se trata de un sendero por donde antiguamente se hacía bajar madera que sube hacia el acantilado pasando por debajo de una línea eléctrica de alta tensión. El sendero es bastante empinado hasta llegar a la primera terraza de roca, donde se encuentra el camino del monasterio proveniente de Gramuntill.
  • 1,52 km. Camino de Gramuntill a Sant Pere. Ya situados en lo alto de la terraza de roca, se gira a la derecha haciendo un ángulo de 90 grados y siguiendo por un amplio rellano entre dos paredes de roca. A partir de aquí, el camino va paralelo a la gran pared del desfiladero de Collegats buscando la entrada del barranco de Sant Pere.
  • 1,76 km. Barranco. Se cruza un barranco por un bosque de pinos y se sigue por el mismo camino, primero en ligera subida y, una vez pasada una loma, en bajada, pero siempre en paralelo a la pared de roca. Cuando el camino comienza a adentrarse en el barranco de Sant Pere, se encuentra un cruce señalizado.
  • 2,88 km. Cruce señalizado. Para ir al monasterio, hay que continuar hacia el interior del barranco siguiendo la misma dirección que se llevaba. El camino sigue llano hasta llegar a un punto donde se puede cruzar el barranco.
  • 3,32 km. Barranco de Sant Pere. Se cruza el barranco y, una vez en el otro lado, el camino gira hacia la derecha, río abajo, para acercarse a una gruta, en la que están las ruinas del monasterio de Sant Pere de les Maleses.
  • 3,54 km. Monasterio de Sant Pere de les Maleses. Para continuar el itinerario, hay que desandar el camino hasta el cruce señalizado que se ha pasado de largo.
  • 4,20 km. Cruce señalizado. De nuevo en el cruce, ahora hay que ir hacia la izquierda (N) para descender directamente hacia el barranco y cruzar el río.
  • 4,36 km. Barranco de Sant Pere. Se cruza el río y se gana altura por el otro margen, a la vez que se empieza a ir en dirección SE hacia la salida del barranco. Pronto se llega a una loma desde donde se ve el río Noguera Pallaresa, a la derecha del trayecto, y donde el camino vuelve a cambiar de dirección, ahora para ir hacia el N. Se pasa por debajo de una línea eléctrica y luego se hace un zigzag para ganar altura y llegar a la cueva de la Serpent, indicada con una señal.
  • 5,60 km. Cueva de la Serpent. Pasada la cueva, el camino sube de nuevo haciendo una serie de rodeos que llevan directamente al pie de la pared de roca. Justo bajo el acantilado, el camino gira a la derecha hacia una torre eléctrica de alta tensión desde la que se ve perfectamente el barranco del Infierno. Poco después, el camino comienza un rápido descenso para llegar a la carretera.
  • 6,46 km. Carretera. Para volver a la fuente de la Figuereta, hay que cruzar la carretera y caminar entre la carretera y el río hacia la derecha hasta el túnel, en cuya entrada se toma la antigua carretera hoy convertida en un paso de peatones. Tras pasar de largo los barrancos del Infierno y de Llabró, La antigua carretera vuelve a salir a la C-13, donde hay que caminar por el andén los últimos 200 m para volver a la fuente de la Figuereta.
  • 8,85 km. Área de descanso de la Fuente de la Figuereta. Final del itinerario.

Se trata de una ruta a pie, de dificultad baja-media y señalizada, y con un recorrido de casi 9 km, un desnivel de 420 m. y una duración aproximada de 5 horas. Se refleja en recorrido tan como aparece en su fuente original.

* Cañón del Río Vero.

Pasarelas de Alquezar – Cañón del río Vero – Sierra de Guara – Huesca – Aragón – España.

Esta pequeña ruta viene a complementar las múltiples posibilidades que brinda la zona de los cañones del Guara en Huesca. Zona prolija no sólo en opciones de actividades como el barranquismo sino también de senderismo. Esta opción no requerirá mucho tiempo para su realización. Yo lo contemplo como un complemento a otras opciones más importantes.

Duración aproximada: 1 hora y media.
Dificultad: baja.
Época: todo el año.
Punto de partida: Plaza Mayor de la villa de Alquézar.
Desnivel acumulado: 150 m.
Recomendaciones: provisión de agua y de calzado adecuado.

El río Vero situado en la Sierra de Guara es uno de los lugares donde viven y se reproducen especies en grave peligro de extinción. El río Vero cuenta con un intenso aprovechamiento histórico para obtener fuerzas hidráulicas y agua para riego. También es un punto de interés ornitológico para contemplar el vuelo de rapaces, buitre leonado, quebrantahuesos, alimoche, etc.

Gracias a la fuerza erosiva del río y junto a la lluvia y el viento puede contemplarse en el ultimo tramo del río Vero, donde transcurre esta ruta de pasarelas, la Cueva Picamartillo.

El acceso más cómodo al Cañón del Río Vero, se realiza desde el municipio de Alquézar. El pueblo está situado en lo alto del cañón, por lo que la bajada hasta el cañón es bastante pronunciada se haga por donde se haga. Lo mejor es preguntar en la propia oficina de turismo de Alquézar donde os darán indicaciones de las rutas que se pueden realizar en las inmediaciones del pueblo.

Esta ruta ofrece un contraste entre la caliza y el conglomerado, una visita al río encajonada entre paredes de roca donde habitan numerosas aves rupícolas y donde también se muestra una importante flora que es propia de los cañones del Parque Natural del río Vero.

La ruta de las Pasarelas permite recorrer con comodidad el último tramo del cañón del río Vero, en torno al conjunto monumental de Alquézar. Son pasarelas metálicas bastante estrechas y hay tramos en los que hay que esperar a que pase el que venga en sentido contrario. La citada ruta de las pasarelas pasa por una pequeña presa, un antiguo molino y finalmente, emprende el ascenso entre olivos hasta el precioso pueblo de Alquézar.

Es uno de los atractivos principales de la zona pre pirenaica de la Sierra de Guara. La Sierra de Guara es muy conocida por ser una zona ideal para hacer descenso de cañones y todo tipo de deportes de aventura.

Alquézar es una de las capitales del barranquismo en la Sierra de Guara. Para los que quieran complementar su visita con algo variado, mezcla de salida cultural y barranquismo, no hay mejor excursión que la visita al Ciervo de Chimiachas, pintura rupestre de singular belleza. Una vez visto el ciervo, opcionalmente podemos descender el barranco de Chimiachas (obligado equipo de descenso) y subir por el Pasolén, camino equipado salvaje y solitario.

Otra opción más a tener en cuenta.

Galería y vídeos.

Planos.

Más información:

* Cañón del río Velillos

Cañón del río Velillos – Olivares – Granada – Andalucía.

En el poniente Granadino, entre otros bonitos e interesantes parajes está el cañón del rio Velillos, se encuentra en el pueblo de Olivares, pedanía de Moclin, zona salpicada de encinas y de matorral con especies como el romero y el tomillo, rodeado de cultivos de labranza y lleva hasta una pequeña central eléctrica «Casa dela Luz» en desuso, reconvertida actualmente en hotel, donde hay que cruzar el rio por un rústico puente de madera.

Acceso:

Pasado Granada se sale de la A-92 en dirección a Pinos Puente, pasando junto a esta localidad que está en la falda de Sierra Elvira. Se sigue en un cruce hacia la pedanía de Los Olivares, pedanía de Moclín, y al entrar en el pueblo se tuerce a la izquierda por una estrecha carreterilla siguiendo las indicaciones de “Ruta de Senderismo” y Hotel Don Curro. Junto a este cerrado hotel rural, que ante fue molino, se aparca el coche antes de iniciar la bajada hasta el río Velillos. Antes puede disfrutarse de las hermosas vistas que hay desde aquí hacia el pueblo.

Distancia: de 8-9 km
Tiempo: 5 a 6 horas
Dificultad: Media.
Altitud mínima 1.369 metros, máxima 1.757 metros
Desnivel acumulado subiendo: 427 metros, bajando: 415 metros

Se sigue por la orilla corriente arriba y pronto se encuentran carteles con información de las plantas de ribera, etc.

Al llegar a las ruinas de una pequeña central eléctrica se pasa al otro lado por un puentecillo y empezamos a remontar por una cuesta.

Las paredes del cañón van ganando en verticalidad y por encima de ellas, a nuestra izquierda, vemos asomar la fortaleza de Moclín como un verdadero nido de águilas.

El sendero se va estrechando entre los olivos y las cañas hasta llegar a la Fuente de la Buena Ventura, de la que sale un buen chorro de agua.

Poco a poco nos vamos acercando a lo más estrecho del cañón, vemos el río, que vamos dejando abajo, haciendo cascadas entre las rocas.

Nos encontramos una piedra de molino, señal de que en otras épocas esta actividad fue importante por aquí. Y llegamos a la hoz que hace el río Velillos en una zona encajonada entre paredes, y en la que han instalado un puente colgante y una pasarela por la pared rocosa para poder pasar.

Pasamos por el puente y seguimos por la pasarela que va a media pared, hasta que llegamos a una presa.

En el folleto que ha editado el Ayuntamiento de Moclín llaman a este sendero la Ruta del Gollizno, aunque es más conocido como La Hoz.

Desde aquí podemos volver hacia el punto de partida. La otra opción es la de seguir adelante para poco a poco ir iniciando el acceso hasta Moclín como destino final, para su visita e inciar el camino de vuelta directa a Olivares en el punto de partida.

Más información:

Cueva Melissani

Cueva Melissani – Isla de Cefalonia – Grecia

En la isla de Cefalonia, al noroeste de Sami, se encuentra una de las tantas cuevas abiertas de cara al público más aventurero. Como particularidad, el agua de la Cueva Melissani se caracteriza por tener un bello tono azul celeste, que mezclado con las grandes rocas que adornan el fondo de la formación geológica, no dejan indiferente a ninguno de sus visitantes. La cueva fue descubierta en el año 1951 por Giannis Petrocheilos. Posteriormente se supo que Giannis hizo un redescubrimiento, es decir, el origen de Melissani se remonta a la Mitología Griega, en la que sirvió de culto a las ninfas.

La Cueva de Melissani en Kefalonia : Situado a las afueras de Sami , la Cueva de Melissani tiene un atractivo extraño. Es uno de los lugares más importantes para los turistas para visitar en Grecia. Sorprendentemente , hay un lago en el interior de la cueva que tiene árboles y bosques que lo rodean. La cueva en sí es en forma de B con dos cámaras o salas separadas con tierra o una isla en el centro. El techo de una de las salas se derrumbó hace siglos dejando filtrar la luz del sol. La profundidad del lago es de 20 a 30 metros. Cuando el sol está justo encima al mediodía, la luz solar que llega a las aguas azul turquesa crear una ilusión mágica y todo el Cueva de Melissani repente se siente iluminado con luz azul.

Esta es la mejor época para visitar esta cueva. Rayos oblicuos por la mañana y por la noche tienen una calidad mágica de los suyos. Uno tiene una sensación etérea de barcos flotando en la luz! El mito dice que la cueva fue nombrada después de la ninfa Melissanthi que se suicidó a causa de su amor por Dios Pan no era recíproco.

Las excavaciones llevadas a cabo en 1951 y más tarde en 1962 revelaron muchos artefactos que se procedentes de los siglos 3º o 4º AC. Con seguridad fueron utilizados durante los períodos helenísticos posteriores clásicos y tempranos. Las figuras de ninfas desenterrados han dado crédito a esta leyenda. Pequeños barcos navegan en el lago en el interior de la Cueva de Melissani.

La cueva es de 36m de altura, 40m de ancho y 35 m de largo. Se construyó un balcón en la parte superior de la cueva para que los turistas tengan una espectacular vista de la parte interior del hundimiento del techo.

La primera cámara está iluminada por el sol y la segunda cámara es oscura y tiene muchas estalactitas cubiertos de algas y musgo. A pesar de que son de gran tamaño, son pequeñas comparados con la gran cúpula.

Sorprendentemente, muchas de las estalactitas se asemejan a delfines, los compañeros y mensajeros de las ninfas como dice la leyenda . Esta cámara está iluminada con luz eléctrica.

El agua del lago es una mezcla de agua dulce y agua de mar. Se trata de 500 metros de distancia del mar y el nivel de agua dulce es más alto que el nivel del mar en 1 m. El agua salobre entra en la cueva de Melissani desde un extremo y sale por el otro . El agua se repone por las surgencias que brotan en el fondo de la cueva a unos  30m de profundidad.

Add to Flipboard Magazine.