Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Cañón del Río Verde.

Cañón del Río Verde – Otívar – Málaga – Andalucía.

Para llegar a Otivar de la provincia de Granada, desde Málaga, debemos desplazarnos a Almuñecar y desde allí seguir las indicaciones de tráfico que nos dirigen primero al pequeño pueblo de Jete y luego a Otivar.

Dejamos atrás Otivar y continuamos por la carretera dejando a nuestra izquierda un desvío que nos llevaría al Hotel Palacete de Cázulas y hasta llegar a la entrada del carril de acceso al Barranco del Río Verde localizado en una verja que cierra el paso la Una vez que dejamos el coche, antes de un puente de hierro, o si queremos ahorrarnos distancia recorrida, después de cruzarlo, sólo hay que seguir el sendero bien marcado que se inicia en la llamada Junta de los Ríos (Chorreras y Nacimiento) hasta donde queramos.

Siguiendo el carril que traíamos con las impresionantes paredes del Pico de los Charquitos (903 m.) frente a nosotros, al igual que el Pico Grajillas (1.027 m.) a nuestra izquierda, del que tan sólo nos separa el cauce del río verde unos 30 m. por debajo, se aprecia el puente de hierro, 100 m. mas allá de donde se dejan los coches, así como el impresionante cañón a través del cual hay que adentrarse, caminando entre las espectaculares paredes de los dos picos anteriormente mencionados.

Unos 500 m. después de haber comenzado a andar siempre por el mismo carril y en paralelo al cauce del río, encontramos a nuestra derecha con las ruinas de una antigua “fábrica de luz” casi camuflada entre la abundante vegetación que crece a lo largo de todo el cauce. Las afloraciones de agua por estas paredes han dado lugar a lo que se conoce como “TOBAS CALCAREAS” que a lo largo de la ruta nos acompañan a derecha e izquierda, originando en algunas paredes y oquedades rocosas una gran cantidad de estalactitas y formaciones rocosas inverosímiles que a poco de usar la imaginación podríamos identificar como la figura de algún animal, vegetal, cara o cualquier tipo de objeto.

El carril permite caminar cómodamente junto al río hasta que 2 Km. después de iniciada la caminata se llega a la presa, estamos ante el nacimiento del río Verde (490 m.), que nace de la unión del Río Nacimiento (a nuestra izquierda) y el Barranco de Las Chorreras que se le une por la derecha. Esta zona es de gran belleza, ya que el cañón por el que íbamos caminando se abre dando lugar a un amplio espacio custodiado por las impresionantes picos que lo rodean. A pesar de que hay algunas piedras colocadas estratégicamente es casi obligado caminar por el agua, para atravesar en primer lugar las aguas del Río Nacimiento, que viene por el este y a renglón seguido las del Barranco de las Chorreras que se le une por el norte y que ya no dejaremos en todo el recorrido.

A partir de aquí se cruza el cañón que forman las paredes del barranco de Las Chorreras. A un par de minutos del comienzo se encuentra una magnífica poza de aguas turquesas con una zona muy profunda al pie de una cascada.

Posteriormente deberá atravesarse el primero de los cuatro puentes colgantes de tablillas que en esta ocasión salva una altura sobre el río superior a los 20 m. de altura. Ya en el otro lado del puente el sendero supera un desnivel de unos 75 metros en permanente zig-zag, hasta que llegamos a una antigua era, junto a la que se ha construido un bonito mirador con sus barandillas de madera, que tiene su hermano gemelo 100 m. después de un falso llano al borde de otra magnífica atalaya que vuelve a asomarse al barranco de Las Chorreras. Para poco después iniciar el correspondiente descenso empinado por este recorrido comparable a una “montaña rusa acuática”, el retorno al cauce del río con sus pozas de color turquesa .

Antes de llegar a La Poza Central (560 m.), objetivo final de la ruta, a tan sólo 3, 2 Km. del comienzo volveremos a encontrarnos con otra fuerte subida, salvando un desnivel de unos 60 m. a través de unas  escaleras excavadas en la roca viva, cuyas barandillas se encuentran en estado muy precario, asomándose en algunos tramos al filo del Barranco de las Chorreras, transmitiendo una emocionante sensación de vértigo, pero que también encuentra en la bajada su momento de tranquilidad junto a un precioso manantial que brota de una sombría cavidad rocosa y que inspira una gran sensación de sosiego.

Tras esta bajada, el camino ya no se separa del cauce del río, teniendo que atravesar dos puentecitos mas.  Finalmente se llega a La Poza Central (punto final de esta ruta), donde confluyen los otros dos itinerarios diseñados por la Consejería de Medio Ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas