Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Sima de San Pedro.

Sima de San Pedro de los griegos – Oliete – Teruel – Aragón

En Aragón existen dos tipos de dolinas: las cársticas, o formadas por hundimiento de niveles calcáreos, y las aluviales, donde se disuelve el sustrato provocando el colapso de las gravas superiores. Hay una gran variedad de tamaños y profundidades por lo que es difícil realizar una descripción única para todas ellas.

Catalogación: excursión.
Duración: 3 h. 30’ (ida y vuelta)
Desnivel: 90 m.
Dificultad: Media. Extremar la precaución si se visita la Sima de San Pedro.
Interés arqueológico: Poblados ibéricos.

La Cultura Ibérica es la que ha proporcionado a Oliete los restos arqueológicos más espectaculares, y en torno a ellos, los poblados ibéricos del Palomar –ejemplo de la arquitectura agrícola residencial- y del Cabezo de San Pedro -ejemplo de la arquitectura defensiva y militar-, se ha estructurado una ruta con el fin de dar a conocer este patrimonio, las características de esta etapa y mostrar, a través de los yacimientos, las formas de vida de los pobladores ibéricos durante los siglos III y I a.C.

La ruta, que parte en el Centro de Interpretación de la Cultura Ibérica, recorre parte de una red de senderos y caminos de la margen izquierda en el valle del río Martín y su afluente el barranco del Regatillo o la Muela. Estos senderos están señalizados y debidamente balizados en todo su recorrido.

Desde Oliete, al poblado ibérico del Palomar unos 15 minutos. El sendero paralelo al río Martín, indicado con flechas de madera y mojones de la ruta ibérica pasando por la fuente el Piojo hasta la zona de San Pedro. Un rústico peirón, edificios de carácter agrícola y ganadero y la ermita de San Pedro de los Griegos así lo indican.

Desde la explanada de San Pedro se sube por un camino hasta el poblado ibérico de San Pedro, que se asienta en el altozano del cabezo, junto a un abrupto cortado rocoso sobre la margen izquierda del río Martín y rodeada de barrancos, que otorgan un carácter inexpugnable a esta gran ciudad ibérica.

Otro camino, en buen estado, también en ascensión, llega hasta la Sima de San Pedro. Se trata de una descomunal sima que por su estructura geológica está considerada única en Europa. Este asombroso pozo troncocónico alcanza los 108 metros de profundidad y un diámetro en su boca que ronda los 100 metros. En su base presenta un lago cuya profundidad está calculada en unos 25 metros. Esta sima, destaca también como un refugio de biodiversidad sin equivalentes en Europa, dotándola de un valor ecológico excepcional, donde encuentran refugio unas 25 especies de vertebrados (aves, murciélagos, micro mamíferos, anfibios y reptiles).

Tiene 95 m. de diámetro y 108 metros de profundidad cuyo fondo de 120 m. de diámetro está parcialmente ocupado por un lago de cerca de 4000 m2. de extensión y 20 de profundidad. En total el volumen aproximado de la sima es de unos 560.000 m3.

Esta sima tiene una estructura única en Europa. Excavada en calizas del jurásico. Debe su origen a una dolina (cueva subterránea) que sufrió un proceso erosivo ascendente, por lo que su techo se derrumbó.

Atardecer en la sima

José María Milagro-Artieda.

La luz, que es gasa tenue y se estanca al borde de la sima,
no debería acudir en auxilio de esos
torpes clamores de sorpresa, esa alharaca de vértigos
que turban el núcleo del sentido.

Cuando se esfuman, el ciclo resucita  y asisto al claro inicio,
al despliegue sin base de un perímetro intenso que me atrapa,
congrega en torno las nubes embebidas, desplaza el viento,
arquea perspectivas hacia un remoto fondo que ahora,
obstruida la máquina de ser, ciego en su giro, puedo alcanzar.

En la barquilla liviana del descenso no tocan suelo mis pies.
Surgen trazos de coloso hilvanando un rostro ajado,
las catástrofes de piedra establecida circulan
hiladas sobre el hueco, un ruido extraño
que calladamente anega la mirada y se estanca
entre los labios no impide más murmullo,
no niega el verbo, pero qué mansedumbre
tiene altura para alzarse en su vuelo,
qué voz abarca las regiones de este sueño,
qué movimiento apacigua el ritmo quedo
del hoyo viviente en que me encuentro.

He descendido en carriles de otro espacio
que me vertieron al lago inexplorado,
como brisa he rozado los arbustos del miedo.
Todas las aves giraban varias veces, sus súplicas
un eco razonado por legiones y luego, limpiamente,
en flecha pura que huyese del comienzo,
caían hasta el guiño secreto de la piedra,
a la pared angulosa, junto al borde,
y abatían sus alas y eran parte huidiza del secreto.

Cuando la tarde se ablanda, cuando un temblor
congrega las sombras y establece ajedrez en los relieves,
me siento alzado y nuevo, residente en la humilde pasarela
que sujeta las formas sobre el pozo.
El suave frío, amoroso desdén de la montaña,
me enciende en espinas, y ya entiendo
la lengua roma de sus peñas, el discurso insensato
que me envuelve, con qué signos se demuestra
sino en loco graznido, en ecuación de susurros
y llovizna de aristas desprendidas.
Sólo entonces libero la mirada y estalla el conjuro.

6 respuestas a Sima de San Pedro.

Página 1 de 11
  • José Mª Milagro-Artieda dijo:

    Hombre, me parece de perlas que hayáis incluido mi poema en la página web, pero podíais haberlo avisado. Por cierto, muy buena la información.
    Un saludo.
    José Mª Milagro-Artieda.

    • admin dijo:

      D. José Maria lamento no haberle advertido de la utilización de su poema. No obstante si que hice referencia a su propiedad en la cabecera del poema. Siempre podrá utilizar su derecho a que sea eliminado de estas páginas, aunque a mi entender dejaría coja la información que pretendía dar sobre la zona, la cual no conozco pero espero ver pronto. Aún así, usted decide y quedo a la espera de sus noticias. También aprovecho para recordarle que esta página se somete a la licencia Creative Commons (ByNcSa) para sus contenidos y en especial para los propios del autor del blog, de ahí la necesidad de informarle de su derecho a decidir que el poema de su autoría siga formando parte del contenido o no.

      Reciba un afectuoso saludo.

  • José Mª Milagro-Artieda dijo:

    Me parece muy bien que hayáis incluido el poema en la página. Además, estoy de acuerdo con que es pertinente. Solo que me sorprendí de verlo sin saber nada. En definitiva, que se quede como está.
    Por otra parte, la zona es una preciosidad. Árida, fría, fuerte y de una gran belleza. Lamento que el poema nunca esté a la altura del espectáculo natural.

    • admin dijo:

      Esa sima la tienen que ver estos ojitos, y ese sendero tengo que patearlo a base de bien. Luego ya veremos si el poema hace justicia o se queda corto. Mientras tanto, un cordial saludo y aqui tiene un hueco para lo que considere oportuno sobre la sima, o, incluso sobre sitios limítrofes sobre los cuales dar la justa oportunidad que merecen. Como verá, es un espacio de opción de acercamiento a lugares que muchos (entre los que personalmente me incluyo) desconocemos.

  • José Mª Milagro-Artieda dijo:

    Para acabar con el asunto del poema, una duda: ¿cómo supiste de su existencia? No soy precisamente un escritor archiconocido, que digamos…

    • admin dijo:

      No lo recuerdo, pero en mi afán de buscar información, según como busques en google así obtienes. No te puedo decir de dónde lo saqué, ahora mismo soy incapaz de encontrar el sitio original. Si puedo decir que lo encontré en alguna de las múltiples entradas ya que de otra forma no hubiera tenido conocimiento, digamos que fué una casualidad porque husmeé entre muchisimas páginas. Si pudiera dar con ello, da por seguro que te lo haría saber.
      Un saludo.

Página 1 de 11

Login

Fecha actual:

Entradas