Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Nacederos del Ertzilla y Larraun

Nacederos del Ertzilla y Larraun– Iribas – Navarra.

Recorrido: Iribas – Nacedero Larraun – Iribas
Tiempo: 2 h
Distancia: 6 Km
Desnivel máximo: 50 m

Al sureste de la sierra de Aralar, en Navarra, el río Larraun nace, desaparece y vuelve a resurgir como por arte de magia dejando a su paso un paraje natural que es un placer para los sentidos.
Siguiendo el vaivén de los ríos Larraun y Ertzilla, en la localidad Navarra de Iribas, surge una ruta liviana que ve nacer sus caudales en Basakaitz y Aitzarreta, respectivamente.
Según narra la leyenda, fue en este paraje en el que Teobaldo mató salvajemente a 500 árabes y posteriormente a sus padres. De hecho, cada año, los lugareños suben a los nacederos en la “Romería de Teobaldo”.

Esta ruta, según describe el autor, comienza en “Iribas” , “al pie” de la sierra de Aralar tras pasar “la iglesia de San Juan Bautista”. Una vez llegados a este punto, conocido como el “paraje de Lizardi”, parte una pista que nos guiará al nacedero del río Ertzilla para posteriormente continuar por la misma y alcanzar el nacedero del río Larraun.

Encontraremos en el camino con las “ruinas del viejo molino de Aitzarreta”, que tras años elaborando “harina del maíz y del trigo” sufrió “una fuerte riada” lo que originó la imagen actual del mismo. “Trepando” las ruinas del viejo molino, nos topamos con la “boca de la surgencia” del Río Ertzilla, “desandamos” unos “metros del camino” y seguimos “por la derecha” hasta llegar a las “campas de Aiztondo”. Allí mismo, podemos contemplar el “sumidero” que traga “al río Ertzilla”.

Seguiremos en este punto hasta “el paraje de Basakaitz” donde aparecen de nuevo “las aguas” formando el “nacedero del río Larraun”, también conocido como “Guadiana Vasco”. A partir de aquí, deberemos ascender unos “fuertes repechos” hasta llegar “de nuevo” a nuestro “punto de partida”, el pueblo de “Iribas”.

Cueva de Mendukilo.

Muy cerca de Iribas encontramos la cueva de Mendukilo, que ha sido preparada para su visita guiada mediante pasillos e iluminación. El recorrido dura cincuenta minutos y se encuentra abierto todo el año, aunque en verano es recomendable reservar. El itinerario es apto para todo aquel que pueda subir y bajar escaleras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas