Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Cañón de Añisclo o de los Bellos

Cañón del  río Bellos o de Añisclo – Escalona – Huesca – Aragón

El Cañón de Añisclo o del río Vellos es un profundo barranco excavado en la roca caliza, situado al Sur del Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, que recorre unos 14 km en dirección Sureste, desde la terminación del Cañón de Añisclo hasta la localidad de Escalona.

Por todo su trayecto discurre una estrecha carretera asfaltada, que en verano solo es transitable en el sentido ascendente desde Escalona. Muy cerca de esta localidad, también se haya una fuente termal que mana justo en el cauce del barranco y al que se accede por una larga y empinada escalera.

Su nombre autóctono, «congosto d’as Cambras» (que significa literalmente «estrecho de las salas»), hace alusión a las cavidades naturales que la erosión ha producido en las paredes calcáreas del cañón, algunas de las cuales (al modo corriente en la comarca de Sobrarbe) tienen su propio espacio en la mitología tradicional de la comarca, atribuyéndoseles el haber sido habitadas por seres mitológicos en tiempos antiguos y recientes.

Como llegar: se toma la A-23 o la N-330 de Zaragoza a Huesca. Desde Huesca a Barbastro por la N-240. En esta localidad hay que tomar la N-123. Después tomaremos el desvío de la A-138 dirección Aínsa hasta Escalona, donde se gira a la izquierda para remontar el estrecho valle del río Bellós por una sinuosa carretera durante 9 kilómetros, hasta el aparcamiento situado junto a la entrada del desfiladero.

El Cañón de Añisclo es una enorme grieta abierta entre las sierras de Sestrales y Mondoto, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, con una tremenda riqueza botánica y paisajista, de gran interés por los aspectos relacionados con su formación debida a la erosión fluvial y a la existencia de un importante fenómeno kárstico.

Descripción: espectacular garganta, tajada por el río Vellos (o Bellós) en la gran plataforma calcárea del extremo sur del macizo de Monte Perdido, en el Pirineo oscense. Orientado de norte a sur, desde el reverso de la sierra de las Sacas, que lo separa del valle de Pineta, hasta el poblado de Sercué, se extiende a lo largo de 25 km. Su excavación representa un desnivel de 800 a 1.000 m, por una anchura máxima de 1,5 km, que se reduce a 500 m en su cabecera. Semejante entalladura ha sido producida por la erosión fluvio-glaciar, que ha explotado un material rocoso corroído por la disolución kárstica y, probablemente, por una línea de falla. El fondo está escalonado en gradas que han sido tajadas por profundas foces o salvadas mediante hermosas cascadas y colas de caballo.

La parte inicial está dominada por dos grandes farallones que se yerguen a ambos lados, las Sestrales (2.106 m) a la derecha y el Mondoto (1.962 m) a la izquierda. Ya en la Ripareta, un pequeño llano herboso se abre frente al barranco de la Pardina. Al continuar hasta el collado de Añisclo se atraviesan los barrancos de Capradiza y Font Blanca, sobre el cual surge de la roca una hermosa sugerencia que en forma de chorro se precipita sobre el valle y da lugar al río Vellos. Desde el citado collado es posible conectar diferentes travesías hacia los valles de Ordesa y Pineta.

El cañón de Añisclo está surcado por el río Vellos, ocupando la parte alta del valle de Vió. Numerosos barrancos de régimen torrencial se unen a su cauce, entre los que destaca el barranco de la Pardina en la parte superior y más angosta del cañón, ya próxima al collado de Añisclo. Este collado se sitúa al pie de los macizos de las Tres Serols o Monte Perdido, al oeste, y de las Tres Marías, al este, dando origen al río Vellos en la divisoria de aguas que separa los valles de Añisclo y Pineta.

Sugerencias: las estaciones más recomendables son la primavera y el otoño. Se aconseja disponer de todo el día y madrugar lo suficiente como para disponer de bastantes horas de luz que nos permitan realizar el recorrido sin contratiempos, así como llevar agua abundante.

Sugerencia de ruta
0-10 km: Aparcamiento del Cañón de Añisclo a unos 9 kilómetros de Escalona. El aparcamiento para los vehículos se encuentra a 300 metros de la cadena que indica el comienzo de la ruta de Añisclo, en el rellano de una curva muy cerrada de la carretera. El comienzo de la ruta está muy bien indicado con carteles de madera y letras de colores rojos y blancos de los senderos GR que surcan los caminos de la zona.

0,300-9,700 km: La pista de tierra pasa junto a la ermita de San Urbez, construida aprovechando una enorme oquedad de la pared del desfiladero. El siguiente tramo de itinerario es por la pista de tierra que se interna en el desfiladero.

4,200-5,800 km: Después de una dura subida por escalones de piedra y raíces desgastadas el camino llega al paraje conocido como Selva Plana, bien indicado con un cartel de madera. Las vistas del tramo recorrido del Cañón de Añisclo son magníficas.

5-5 km: El sendero atraviesa un par de barrancos muy cerca del borde del precipicio y desemboca en las praderas de La Ripareta, en la confluencia del barranco de la Pardina con el Bellós, en medio de un frondoso hayedo, y que es lugar ideal para comer y disfrutar del extraordinario paisaje. La vuelta hasta la salida del Cañón de Añisclo es por el mismo camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas