Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Archivo mensual: enero 2012

Página 1 de 6123456

Ruta del río Barosa.

Ruta del río Barosa – Barro – Pontevedra – Galicia.

La ruta tiene lugar en el Parque Natural del río Barosa en Barro, localidad gallega de Pontevedra. El sendero está bien señalizado. Se toma un desvío de la carretera de Pontevedra a Caldas de Reis (N550).

Pasados 500 metros aparcamos el vehículo para seguir la ruta a pie por la orilla del río Barosa. Podrá disfrutarse de magníficas vistas del paisaje y ver puentes de madera y molinos restaurados. El recorrido total es de 4 Km, subiendo por una margen del río y bajando por la otra para volver el punto de inicio.

Existen unos pocos molinos, la gran mayoría sin restaurar, pudiendo visitarse alguno de ellos.  Un placer observar caer el agua por las múltiples cascadas y el murmullos continuo de las misma. La existencia de grandes rocas a las que se puede subir propician la posibilidad de resbalones. Cuidado con la humedad del suelo y de la piedra. A veces engaña.

El tramo inicial es la peor parte del recorrido, con una pendiente algo acusada, pero una vez arriba el resto es prácticamente llano. La longitud del  sendero se divide en dos debido al cruce con una carretera. El mayor tránsito de personas se observa en este primer tramo lugar de observación de la mayoría de las cascadas. Tras esto el segundo discurre por una zona mas tranquila a la vez que más agreste y tupido. El  sendero sigue  pegado al río.

Es un paseo corto de unas dos horas de duración como mucho, excepto que te pegues a la cámara de fotos en el primer tramo, en cuyo caso puedes llegar a matar media mañana.

Idónea para complementar con cualquier otro recorrido en el resto de día. Resulta conveniente su visita cuando las condiciones de abundancia de agua permiten ver las cascadas en su total plenitud, lo cual incrementa el valor paisajístico y sobre todo fotográfico del entorno.

Sant Miquel del Fai.

Priorato Benedictino de Sant Miquel del Fai – Sant Feliu de Codines – Barcelona – Cataluña

En este caso combinaremos las actividades del senderismo y la de la curiosidad por momentos de interés como en alguna otra ocasión expuesta anteriormente. Sant Miquel del Fai es un maravilloso paraje natural localizado en el pueblo Sant Feliu de Codines del municipio catalán de Riells del Fai, a 40 Km de Barcelona. La belleza del paisaje se debe al efecto del agua sobre las rocas y el entorno, formando cuevas, lagos y saltos de agua. En cada estación del año, el paisaje cambia dando lugar a impresionantes imágenes. Destaca su gran variedad de flora y fauna y la presencia de plantas medicinales.El Monasterio de Sant Miquel del Fai es la iglesia troglodita más grande de España, construida debajo de una gruta.Partimos desde Sant Feliu de Codines y seguimos la ruta que nos lleva directamente hasta Sant Miquel del Fai. El recorrido total es de unos 5 Km.

El recorrido se inicia en el Parc Usart de Sant Feliu de Codines. Este parque se localiza en una pronunciada curva de la carretera que lleva desde Sant Feliu hacia Sant Miquel del Fai.

Antes de entrar al parque, a la izquierda de la puerta, sale un sendero que rodea por unos instantes la valla del parque y se asoma al abismo del valle de Tenes. El sendero, marcado con unas señales de pintura de color azul, baja entre los pinos hasta salir a una pista forestal. Se gira a la derecha  entre jaras y retamas hasta finalizar la ligerísima subida en la que se abre el paisaje. En este punto el sendero, no muy visible, sale en bajada hacia la izquierda hasta situarse a media ladera y avanzar por ésta a través de una estrechísima senda semi-oculta por la vegetación.

Se llega enseguida a una primera cascada, de unos 15 metros de altura en un paraje bonito. Se sigue a media ladera para ir bordeando poco a poco la ladera. Al terminar la larga curva y tras dejar atrás un pasamanos metálico que no será preciso tocar si no existe riesgo de resbalar por la roca si está lloviendo, el sendero supera el último giro pasando bajo la visera de la roca para salir decididamente al valle del Tenes.

Si nos fijamos, al fondo se adivina una cascada y a su derecha el edificio del monasterio de Sant Miquel del Fai. Se trata de la cascada del río Rossinyol.

El sendero prosigue su camino siempre a media ladera por encima de enormes cilindros rocosos y sale a una pista entre cultivos de viñas y olivos. La pista baja hasta el río y lo cruza (no existe puente) para llegar a un par de masías. Antes, nada más salir a la pista de tierra, encontramos la señal blanca y roja del GR. 5. Este sendero de Gran Recorrido nos conducirá hasta el final del recorrido. Son los últimos 2 kilómetros de ruta y se realizan en subida. Aunque no es muy dura, si es mantenida. A la derecha se abre poco a poco una cascada todavía mayor que la de Rossinyol. Se trata de la principal cascada del valle y duplica en altura a la anterior. Está compuesta por tres grandes saltos que se unen formando pozas y dan lugar aun enclave de gran plasticidad.

El sendero remonta la ladera dando vista a las dos cascadas y llegamos así a la puerta del Priorato benedictino de Sant Miquel del Fai, enclavado en los farallones rocosos de arenisca conocidos como los Cingles de Bertí conformando un bello espacio natural.

El espacio natural de Sant Miquel del Fai ofrece además un recorrido interior muy singular en el que visitar la entrada de la Abadía (s. XIV), la Casa del Priorato, la iglesia rupestre del siglo X, un par de cuevas, el lago de las Monjas, la ermita del siglo X y un largo etcétera de atractivos, como el fantástico puente del siglo XVI construido a la entrada del monasterio, y que permite acceder a través de la Foradada, una pequeña fisura en la roca.

Página 1 de 6123456

Login

Fecha actual:

Entradas