Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Foz de Moñacos.

Valle del Infierno, entre Caso, Ponga y Piloña – Asturias.
 

El valle que riega el río Infierno se localiza en la frontera de los municipios de Caso, Ponga y Piloña. Está confinado por laberintos de sierras y cordales que se distribuyen anárquicamente entre profundos barrancos, que están horadados por virginales ríos que descienden desde las altas cotas. Toda esa atormentada orografía, custodiada por las quebradas montañas de estructura caliza, está cubierta de manchas arbóreas localizadas en el Monte Moñacos, el Monte Corbera, El Argañal y un largo etcétera.

Espinaredo de Piloña es el pórtico principal de este valle que afronta un trayecto en sentido sudeste hasta los confines del murallón calcáreo de la sierra de La Frayada. El río, de aguas transparentes, crece en su caudal merced a la aportación de aguas de varios afluentes; como el Argañal, la Estaquera, el Moñacos, entre otros, atravesando profundos desfiladeros a lo largo de su trayectoria, entre los que sobresale la Foz de Moñacos.

La excursión propuesta es lineal y arranca en el área recreativa de La Pesanca (405 m) a donde llegamos por medio de la carretera PI-1 distante 12 kilómetros de Infiesto. Cruzando el puente de La Pesanca nos adentramos en este esplendoroso valle abordando la pista maderera. Ascendemos de manera sostenida encajonados entre las paredes del barranco. Después atravesamos la majada de Muñizón y más adelante el puente de Mercadín y tras superar este lugar nos hallamos en el límite de concejos entre Piloña y Caso, adentramos a partir de aquí en el parque natural de Redes.

La maraña vegetal de avellanos que tapiza la ruta a modo de arco no impide admirar la torrentera del río desplomándose en sonoras cascadas de su cauce, que se pierde de vista en la profunda garganta de los Canales del Infierno. Hemos de cruzar en nuestra aproximación a la Foz de Moñacos cinco puentes. Pasado el puente Patín, continuamos con nuestra progresión afrontando de seguido unos repechos que dibuja la pista, formando amplias lazadas. El último tramo nos traslada al puente Corbera (839 m) cuya armadura cruza el río de los Cubilones (5 ,5 km y 1 hora y 30 minutos de marcha).

Pasado este lugar y metidos de lleno en la Foz de los Cubilones proseguimos con nuestro avance de manera sesgada, variando al Sur el rumbo de la marcha. A partir de aquí cuando el bosque se aclara aún más, ante la presencia de los primeros contrafuertes calizos de la sierra de Pandemules, hace acto de presencia sobre el horizonte septentrional la cónica silueta del Pico Maoñu

Nos presentamos después, ante el murallón de la Foz de Moñacos por su reborde inferior por donde la pista agota las últimas revueltas. que finalizan al final del gran tajo. Aquí, la huella del camino pierde parte de su traza original con un piso que si hasta aquí era de piedra, pasa a convertirse en una alfombra vegetal. Repentinamente se abren las paredes de la foz cortadas a pico, dejando el paso de la pista y del arroyo Moñacos.

Traspasado el corto tramo del desfiladero, de apenas 200 metros de longitud, nos asomamos al gran anfiteatro de Moñacos amparado al oriente por la sierra de Pandemules. Al frente, la ladera boscosa permite contemplar la Peña Los Tornos el Cuetón de Les Travieses y el resto de las montañas que se encadenan por la sierra de La Frayada.

Finalizamos este itinerario en la majada de Moñacos (1.050 m) tras recorrer unos 8 kilómetros en 2 horas de marcha, teniendo en cuenta que el retorno a La Pesanca duplica la distancia y tiempos.

  • Los agradecimientos al agüelo Astur, que se lo ha currao el solito, yo hice la entrada y puse un par de fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas