Senda de la Jocica.

Senda de la Jocica – Amieva – Asturias – España

Distancia: Lineal ida y vuelta 6.4 km.
Fuentes: Hay fuente a lo largo del recorrido.
Desnivel: 200 metros.
Estación recomendada: Primavera, verano y otoño.
Duración: 3-4 horas.
Dificultad: media.
Vegetación: Hayas y acebos.
Cartografía: Mapa Adrados 1:25.000 Picos de Europa Macizo Occidental. El Cornión.

La Senda de la Jocica es un viejo camino de uso tradicional ganadero por los pastores de los concejos de Amieva, Sajambre y Valdeón. Los tres comparten en armonía desde hace siglos los pastos y las cabañas de la impresionante majada de Carombo, situada al pie de los fantásticos torreones calcáreos del macizo de Peña Santa, una montaña mítica para todos los montañeros y escaladores.

Inicio y final

Central Hidroeléctrica El Restaño, en el Valle del río Dobra.

Accesos: En Cangas de Onís hay que tomar la N-625 por el valle del río Sella hasta la entrada del desfiladero de los Beyos, donde hay que desviarse a la izquierda hacia la localidad de Amieva. Unos 200 metros antes de llegar a las casas del pueblo hay que tomar una pista de cemento que sale por la derecha y va ganando altura hasta el collado Escueru. Después de superar el collado hay que seguir por el mismo camino descendiendo entre prados y tenadas hasta las orillas del río Dobra, donde se aparcan los vehículos en el paraje de la central hidroeléctrica El Restaño. Siempre podremos acortar el trayecto del coche y ampliar el recorrido a pie, así la ruta podría pasar a tener, contando ida mas vuelta, unos 16 km.

Descripción de la ruta:

Central hidroeléctrica El Restaño. Hay que seguir caminando por la misma pista dejando el río Dobra a nuestra derecha, el camino atraviesa un puente de piedra sobre el arroyo Ozanía y sigue de frente por la misma pista.

Durante el deshielo de primavera se forma una impresionante cascada en las montañas de la izquierda que da origen al arroyo y desemboca en el Dobra. Este paraje se conoce como la majada del Ceremal, y es un lugar excelente para ver las manadas de caballos que pastan libres por las montañas y valles de Picos de Europa. Comienza el tramo por el bosque del monte de Qileñu, con buenos ejemplares de haya y varios rodales de acebos.

Esta parte del itinerario es la más dura con desniveles que llegan al 15%.

Fin de la subida dura en los límites del bosque. El paisaje vuelve a estar definido por las montañas calcáreas de los Picos. Hay que seguir por el mismo camino. Presa de la Jocica y fin del primer tramo de la excursión. La vuelta a la central El Restaño es por el mismo camino en agradable descenso. Central hidroeléctrica El Restaño junto al río Dobra.

A la altura de Juente Prieta, si el tiempo lo permite, podremos intuir (que no ver) el mirador de Ordiales. Al llegar a la Presa de Jocica podremos optar ( si no queremos volver) por seguir adelante y llegar hasta Soto de Sajambre finalizando así la alternativa a la ruta del Arcediano por el lado norte de Cantu Cabronero, aunque eso es otra historia.

Mas Info:

Senda del Arcediano

Senda del Arcediano – Castilla y León-Asturias – España

Comunidades Autónomas: Castilla y León – Asturias
Zona: Picos de Europa

1º tramo

Punto de salida: Puerto Pontón – Soto de Sajambre
Tipo de recorrido: Sólo ida
Recorrido: 4 km.
Tiempo: 2 horas
Dificultad: Media
Punto de llegada: Soto de Sajambre

2º tramo

Punto de salida: Soto de Sajambre – Oseja de Sajambre – León
Tipo de recorrido: Sólo idaRecorrido: 15 km
Desnivel: 600 m.
Tiempo: 8 horas
Dificultad: Media
Punto de llegada: Amieva

3º tramo

Punto de partida: Amieva.
Duración: 3 horas.
Desnivel: 500 m. (aprox.).
Dificultad: ninguna. Ruta de senderismo.
Punto de llegada: Puente Dobra – Olla de San Vicente.
Características: se trata de una travesía, por lo que necesitaremos dos coches o un autocar.

Señalización: Señalizada como sendero GR (Gran recorrido)
Época recomendada: primavera, verano, otoño
Sendero homologado: no

Accesos: desde Asturias por Cangas de Onís y desde León por Riaño.

Sendero señalizado de Gran Recorrido (GR-201). Este camino era la principal vía de comunicación entre León y Asturias, antes de ser construida la carretera de Los Beyos. La senda del Arcediano iba desde El Pontón a Ceneya, aunque aquí se describe en un primer tramo desde el Puerto del Pontón hasta Soto de Sajambre, un segundo desde Soto de Sajambre hasta Amieva en León, por ser el tramo más espectacular y un tercero entre Amieva y Puente Dobra. El tramo más vistoso y pateado es la 2ª parte.

En cualquier caso por desconocer la ruta recogemos múltiples referencias de la web que nos permita de algún medio documentar la ruta y aporta la información necesaria para, en al caso de poder realizarla, prepararla en las debidas condiciones.

No voy aquí a ocultar mis preferencias por los Picos de Europa en particular y las zonas de Asturias y León en general. Quiero con esto hacerme con el derecho de recopilar información de terceros, como en otras ocasiones, con el único fin de dar a conocer este hermoso país. También desde aquí reclamar la atención de todas las rutas que nacen al amparo de la zona Sajambre. Tampoco seré yo quien trate de explicar las sensaciones que pueden recogerse a lo largo del camino, ni desgranar sus etapas (esto prefiero hacerlo con experiencias propias), ni siquiera dar una pincelada de sus paisajes. Cualquiera que conozca mínimamente la zona sabe sobre qué estoy escribiendo. Sirva para esto las fotografías y explicaciones de terceros. Este camino era la principal vía de comunicación entre León y Asturias, antes de construir la carretera de los Beyos. Su recorrido original es Puerto del Pontón-Oseja-Soto-Amieva-Ceneya. Antigua calzada romana que recibe el nombre del Arcediano en honor a D. Pedro Díaz de Oseja (Arcediano de Villaviciosa) que reparó y amplió este camino de comunicación entre la meseta y Asturias, dando a la vez un gran impulso a las comunicaciones sajambriegas con el exterior. Los romanos la habían utilizado y mejorado para poder culminar la difícil conquista de los belicosos montañeses.

Buen pateo, mejores sensaciones y mucha suerte para el camino.

Mas información:

Panaghia Chozoviotissa

El Monasterio de Panaghia Chozoviotissa – Amorgós – Grecia

La isla de Amorgós es una isla griega del mar Egeo, la más oriental del grupo de las Cícladas (Kiklades) y la más cercana al archipiélago vecino del Dodecaneso, situada al sudeste de Naxos, a 138 millas marinas del puerto del Pireo. Tiene una superficie de 121 km² y 112 km de costa. El punto más alto está en el extremo este de la isla, en la cima del Kríkelo (821 m). La capital de la isla es Amorgós, o Khora, situada en el interior, a 320 m por encima de Katàpola.

El monasterio debe su sobrenombre al hecho que sólo tiene una pared levantada, mientras que las otras están constituidas por la roca justo en el punto que el Monte Profitis Ilias (de casi 700 metros de altura) forma una cueva natural. El color blanco de su pared, que contrasta con el gris rojizo del acantilado, hace la visión del monasterio aún ser más impresionante.

El interior del monasterio, que está distribuido en 8 niveles, tiene una altura de 45 metros y su anchura máxima es de 4.6 m. Sus ventanas miran al Egeo, todas de diferente tamaño y distribuidas de forma irregular. Dos impresionantes contrafuertes parecen haber tomado la responsabilidad de evitar que el edificio se escurra hacia abajo. La capilla fue instalada en una de las cavidades de la roca, tal vez donde señalaba el cincel.

Incrustado en la roca como si ya formara parte de la misma, el Monasterio bizantino de Chozoviotissa, del siglo XI, lo separan 300 metros de altura sobre el nivel del mar Egeo. En estos momentos el equipo responsable de la Unesco, trabaja para que se incluya en el mismo y sea Patrimonio de la Humanidad. El monasterio se encuentra en la Isla de Amorgós en Grecia.
Durante casi diez siglos estuvo habitado por un centenar de monjes aunque a partir de 1989 sólo lo habitan dos.

Puede visitarse con normalidad respetando la vestimenta que se puede resumir en que los hombres deben de llevar pantalones y las mujeres no. Hay que salvar un número de peldaños, unos 600, pero muy abiertos lo que hacen el acceso cómodo. La entrada es a través de una puerta de mármol que nos conduce a una escalera angosta e irregular que lleva a los niveles superiores. En el más alto se encuentra la capilla con sus iconos, uno de ellos es el milagroso, y valiosos manuscritos.

Skellig Michael.

Skellig Michael – Monasterio entre las brumas irlandesas.

Islas Skellig Michael – Costa de Ballinskelligs – Condado de Kerry – Irlanda.

Localización: Cerca de la ciudad de Cahersiveen, en la región de la isla de Skellings, Condado de Kerry. Irlanda.

Coordenadas: Latitud 51 ° 46 «9 ‘ N Longitud -10 ° 32 «31 ‘ W (51.881578,-9.919281).

El punto para enlazar en barco con la isla son los pequeños pueblecitos costeros de  Portmagee,  Valentia o Ballinskelligs

Skellig Michael (del gaélico irlandés Sceilig Mhíchíl, «Roca de (San) Miguel»), también conocida como Great Skellig, es una isla rocosa y empinada situada cerca de la costa en el condado de Kerry, Irlanda. Es la mayor de las dos islas Skellig (la menor es Little Skellig) y se alza a 220 metros sobre el nivel del mar.

El acceso a la isla no es fácil.  Se trata de un viaje por mar de 50 minutos y el ascenso de 640 escalones hasta la cima de la isla.   El monasterio fue fundado alrededor del siglo 7 u 8.   Este complejo colgado en las caras escarpadas de la más grande de las dos islas de Skellig, a unos 12 kilómetros de la costa del sudoeste Irlanda. Destaca el estilo de vida sumamente espartano de los primeros cristianos irlandeses. Debido al  alejamiento extremo de Skellig Michael desde el continente,  hasta hace poco tiempo las visitas eran escasas. Gracias a esto el sitio está excepcionalmente bien preservado.

Historia
El monasterio en Skellig Michael sobrevivió un buen número de incursiones de Vikingas en el siglo 9. Se cree que sufrió una ampliación con la incorporación de una capilla nueva construida alrededor del comienzo del segundo milenio. La comunidad en Skellig Michael era muy pequeña y estimada en 12 monjes y un abad.  El monasterio logró sobrevivir durante unos cuatro siglos, viviendo del agua de lluvia, aves marinas, peces y la poca avena y hortalizas que podía crecer en ese pequeño terreno, aunque también necesitaban suministros del continente. En algún momento del siglo 12 los monjes abandonaron el Skellig y se trasladaron al monasterio de Agustiniano en Ballinskelligs en el continente.

El peñasco tiene dos picos, uno redondeado y cubierto de hierba y el otro es abrupto y casi vertical, el lugar que queda libre para un posible asentamiento humano es casi imposible, sin embargo allá, en el siglo VI, se asentó un grupo de monjes ascéticos en la creencia de que allí estarían mas cerca de Dios.

Ante los continuos ataques vikingos, los monjes construyeron un pequeño retiro en la cima, en el lugar más alto de la isla, el Pico del Sur. La ruta de escalada a esta precaria cima es enorme y defendía mucho mejor el monasterio que en la parte inferior, de hecho, hay un terreno a lo largo de la ruta conocido como el Ojo de la Aguja, donde un solo hombre podía defender el terreno contra todo un ejército.

Comenzando en el 1500, Skellig Michael se convirtió en un destino popular para los peregrinajes anuales, pero no tenía ningún residente permanente. En siglo 19 se construyeron dos faros  y el gran Skellig fue habitado otra vez, por una rotación de  encargados del faro. El segundo faro todavía funciona, aunque fue reconstruido en gran parte durante los años 60 y se ha automatizado desde los años 80.

En 1986 se realizan trabajos de la restauración y se monta una oficina turística oficial asociada a la isla. No obstante se han impuesto  restricciones ante el acceso turístico, a cuenta de que la gran afluencia turística causaba degradación en el entorno y en los accesos.  Se están considerando los métodos alternativos que preservarían el sitio mientras se permite el acceso al público. En 1996 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Subir a la cima, se convierte en todo un reto, sus 618 escalones forman un camino mucho mas precario de lo que cabría imaginar, a veces dejando sólo acantilados escarpados al borde del camino que, al no ser excesivamente anchos, la sensación es muy fuerte, incluso quien padezca de vértigo puede pasarlo mal, contando además con la inexistencia de barandillas.

Skellig Michael es un parque natural con categoría oficial de Reserva Natural. Su paisaje es único y los visitantes deben extremar la precaución en todo momento.

La visita al monasterio supone una ascensión de 618 escalones, hasta alcanzar una altura de 180 metros. Es una subida agotadora, por lo que las personas con problemas de salud deben tener en cuenta sus limitaciones físicas antes de explorar esta parte del lugar.

  • Los visitantes no deben salirse de los senderos marcados.
  • Los niños deben ser supervisados en todo momento.
  • Preste atención a las rocas que puedan caer.
  • Los escalones tienen una inclinación considerable.
  • Los escalones son desiguales.
  • Los escalones se ponen resbaladizos cuando están mojados.

Mas Info:

Senda del Cares – Garganta Divina

Senda del Cares – León- Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Situación: Macizo montañoso de los Picos de Europa entre las comunidades de Asturias y Castilla y León
Salida y llegada: Caín – Puente Poncebos, al revés o ida y vuelta   
Longitud de la ruta: sólo ida, unos doce kilómetros
Desnivel: Inapreciable.
Dificultad: Baja.

Forma de acceso: Bien por Caín, Posada de Valdeón,  desde Castila y León o desde Puente Poncebos, Arenas de Cabrales, Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Se trata de la ruta a pie más impresionante al alcance de cualquier persona sin experiencia previa en la montaña.  Doce kilómetros separan las localidades de Caín (León) y Poncebos (Asturias) surcando los Picos de Europa por una senda que se ha dado en llamar la «divina garganta» con paisajes espectaculares, enormes desplomes verticales, canales laterales que hacen que el montañero se pierda entre collados, agostaderos y jous sin fin.

El río Cares siempre abajo, encajonado, embravecido con las crecidas del deshielo primaveral,  hayas creciendo en la más mínima falla de la piedra, cabras que a la vuelta de cualquier recodo que te sorprenden, cámaras fotográficas inundando de infernal ruido el eterno silencio de la garganta. Y gente, siempre gente, mucha gente recorriendo y tratando de grabar en las retinas el verde y gris del entorno, la tridimensionalidad del paisaje y su majestuosidad.

Seguiría tiempo y tiempo tratando de narrar las maravillas de este paraje. No lo haré más, tendrás que verlo, para al final aseverar que ninguna descripción verbal hace justicia a lo que realmente vas a encontrar allí.

Cercana a la garganta divina podemos encontrar zonas como el Desfiladero del Texu, la subida desde Urdón a Tresviso, el desfiladero de las Xanas, y otros muchos que podrás encontrar en la literatura sobre la zona de los Picos de Europa y en entradas en este espacio web.

Sin  duda alguna esta senda es la más recorrida de todos los Picos de Europa y, según sostienen numerosas estadísticas, se trata también de la ruta de montaña más transitada de España. Alicientes no le faltan para ser potente imán de los amantes de la naturaleza de todo el mundo; equipara su espectacularidad y belleza a la facilidad de su recorrido y en los últimos tiempos se han contabilizado más de 200.000 senderistas por año. Estas cifras también nos advierten de algo muy importante a tener en cuenta, y es que para el disfrute pleno del trazado es preferible no acometerlo en el mes agosto ni en los fines de semana del verano dada la concentración de personas en la ruta. Elegir cualquier otra fecha es más gratificante si buscamos la intimidad de la montaña. Con unas zapatillas de deporte o botas ligeras y una mochila que tenga lo esencial (incluido un chubasquero, por si acaso), la ruta se puede emprender en cualquier fecha comprendida entre los meses de mayo a octubre, así que sólo se trata de elegir un día propicio para caminar. (desdeasturias.com)

La ruta más antigua tenía un trazado sensiblemente diferente al actual. En un principio fue de uso exclusivamente pastoril y sólo después de 1916 cambiaron las cosas. Este fue al año en el se comenzó a delimitar un sinuoso y precario sendero para que los operarios de la compañía Electra de Viesgo pudieran vigilar y mantener un canal de agua, canal que transportaba parte del caudal del Cares para su aprovechamiento hidroeléctrico en la Central de Camarmeña. La construcción de esta central eléctrica supuso el ensanche mínimo de una vereda con continuas subidas y bajadas, desde la presa de Caín hasta Camarmeña. Por aquel entonces se tardaban unas siete horas en ir de Poncebos a Caín. Posteriormente, la vía habilitada fue utilizada para llevar los productos agrícolas desde Caín a los mercados de Cabrales, y sólo en los años 40-50 se construyó la actual senda para mejorar el mantenimiento del canal. La ruta fue abierta a base de picos y dinamita y en las últimas décadas se han ido mejorando determinados tramos para garantizar un senderismo sin riesgos. (desdeasturias.com)

Reabre la senda del Cares tras un derrumbamiento a comienzos de la pasada primavera. Fuente: El comercio.es