Cueva Melissani

Cueva Melissani – Isla de Cefalonia – Grecia

En la isla de Cefalonia, al noroeste de Sami, se encuentra una de las tantas cuevas abiertas de cara al público más aventurero. Como particularidad, el agua de la Cueva Melissani se caracteriza por tener un bello tono azul celeste, que mezclado con las grandes rocas que adornan el fondo de la formación geológica, no dejan indiferente a ninguno de sus visitantes. La cueva fue descubierta en el año 1951 por Giannis Petrocheilos. Posteriormente se supo que Giannis hizo un redescubrimiento, es decir, el origen de Melissani se remonta a la Mitología Griega, en la que sirvió de culto a las ninfas.

La Cueva de Melissani en Kefalonia : Situado a las afueras de Sami , la Cueva de Melissani tiene un atractivo extraño. Es uno de los lugares más importantes para los turistas para visitar en Grecia. Sorprendentemente , hay un lago en el interior de la cueva que tiene árboles y bosques que lo rodean. La cueva en sí es en forma de B con dos cámaras o salas separadas con tierra o una isla en el centro. El techo de una de las salas se derrumbó hace siglos dejando filtrar la luz del sol. La profundidad del lago es de 20 a 30 metros. Cuando el sol está justo encima al mediodía, la luz solar que llega a las aguas azul turquesa crear una ilusión mágica y todo el Cueva de Melissani repente se siente iluminado con luz azul.

Esta es la mejor época para visitar esta cueva. Rayos oblicuos por la mañana y por la noche tienen una calidad mágica de los suyos. Uno tiene una sensación etérea de barcos flotando en la luz! El mito dice que la cueva fue nombrada después de la ninfa Melissanthi que se suicidó a causa de su amor por Dios Pan no era recíproco.

Las excavaciones llevadas a cabo en 1951 y más tarde en 1962 revelaron muchos artefactos que se procedentes de los siglos 3º o 4º AC. Con seguridad fueron utilizados durante los períodos helenísticos posteriores clásicos y tempranos. Las figuras de ninfas desenterrados han dado crédito a esta leyenda. Pequeños barcos navegan en el lago en el interior de la Cueva de Melissani.

La cueva es de 36m de altura, 40m de ancho y 35 m de largo. Se construyó un balcón en la parte superior de la cueva para que los turistas tengan una espectacular vista de la parte interior del hundimiento del techo.

La primera cámara está iluminada por el sol y la segunda cámara es oscura y tiene muchas estalactitas cubiertos de algas y musgo. A pesar de que son de gran tamaño, son pequeñas comparados con la gran cúpula.

Sorprendentemente, muchas de las estalactitas se asemejan a delfines, los compañeros y mensajeros de las ninfas como dice la leyenda . Esta cámara está iluminada con luz eléctrica.

El agua del lago es una mezcla de agua dulce y agua de mar. Se trata de 500 metros de distancia del mar y el nivel de agua dulce es más alto que el nivel del mar en 1 m. El agua salobre entra en la cueva de Melissani desde un extremo y sale por el otro . El agua se repone por las surgencias que brotan en el fondo de la cueva a unos  30m de profundidad.

Add to Flipboard Magazine.

Hamilton pool preserve

Hamilton Pool Preserve – Austin – Texas – EE.UU.

Como llegar:

Hamilton Pool está a unos 37 km al suroeste de Austin, Texas. Tomar la carretera 71 al oeste de Austin a través de la ciudad de Bee Cave y gire a la izquierda en FM 3238 (Hamilton Pool Road). Deberá recorrer unas 13 millas hasta la entrada Preserve, a su derecha.
Horario de atención
09:00  a 18:00 horas todos los días si el tiempo lo permite. No se permite la entrada después de las  17:30 horas. Contacto con (512) 264-2740 para las actualizaciones diarias.

Hamilton Pool Preserve es una piscina natural que se creó cuando la cúpula de un metro del lecho de un  río se derrumbó debido a la masiva erosión de miles de años atrás. La piscina se encuentra a unos 23 millas (37 km) al oeste de Austin , Texas, fuera de la carretera 71 . Desde la década de 1960, Hamilton Pool ha sido un sitio muy popular para la natación en verano para los visitantes y residentes de Austin.

Hamilton Pool Preserve consta de 232 acres (0,94 km 2) de hábitat natural protegida que ofrece una piscina con agua color verde jade en el que desagua una cascada de unos 15 metros de altura.  La piscina está rodeada por grandes losas de piedra caliza que se apoyan en el borde del agua; grandes estalactitas crecen desde el enorme techa.  El techo y los acantilados que rodean la cueva son refugio de musgo, helecho culantrillo y golondrinas de acantilado. El enebro de Ashe (cedro) tierras altas de la reserva son el hogar de la especie en peligro ciprés mejilla dorada.

El agua de la piscina natural y el arroyo no está tratada químicamente, por lo que la calidad del agua debe ser controlada  regularmente haciendoq eu la antación deba restringirse ocasionalmente.  Hamilton Pool forma arte de la Balcones Cayonlands Preserve y es un ambiente protegido.

Debe abonarse una entrada cuyo precio es de unos 10 $ para poder acceder a la Hamilton Pool Preserve, (los 10$ es en realidad un pase libre para todo el Condado de Travis Parques para ese día).

Hamilton Pool Preserve tiene un límite de capacidad de 75 plazas de aparcamiento, Una vez que el aparcamiento está lleno no se permiten mas entradas lo que hace que nunca se vean demasiadas personas en la zona de piscina.

 

Yucatán – Cenotes (I).

Cenotes (I) – Yucatán – México.

Xenotes.

Chaahk, dios de la lluvia

El proceso de formación de los cenotes puede durar cientos de miles de años. Existen cenotes abiertos, semiabiertos, antiguos y de caverna, su clasificación depende principalmente de su edad.

Estas pozas de agua cristalina conectadas por una red de ríos subterráneos y que por su naturaleza pueden variar en sus formas y características, son prácticamente exclusivas de la península de Yucatán.

Estas pozas de agua cristalina conectadas por una red de ríos subterráneos y que por su naturaleza pueden variar en sus formas y características, son prácticamente exclusivas de la península de Yucatán.

Y si andas por la Riviera Maya, Cancún, Playa de Carmen, búscate la vida para poder visitar y disfrutar de éste verdaderos y únicos ejemplos geomorfológicos.

Para los mayas, los cenotes eran considerados fuentes de vida, además de proporcionar el líquido vital eran una entrada hacia el otro mundo y centro de comunión con los dioses. La palabra cenote proviene del maya dzonot, que quiere decir caverna con agua.

 

Los cenotes en la península de Yucatán son formaciones geológicas que albergan ríos subterráneos y se han originado a lo largo de un proceso de miles de años. Pueden ser ubicados en su mayoría en esta región del mundo, el sureste de México, por lo que son un auténtico tesoro natural en CancúnRiviera Maya.

El proceso por el cual los cenotes existen es conocido científicamente como “Karst” y consiste en tres etapas: disolución, colapso y construcción. Esto ocurre cuando el agua de la lluvia se filtra por el suelo y disuelve la roca caliza de la región, dando origen a cavernas inundadas. Después, dichas cavernas colapsan por la erosión que ocurre en la superficie y la circulación de agua en el subsuelo; es así como los cenotes son finalmente revelados al exterior.

Otros factores como la fractura de las rocas, la temperatura y la vegetación también influyen en el origen de estructuras de piedra llamadas estalactitas y estalagmitas que podrás encontrar en los cenotes cercanos a Cancún y la Riviera Maya. Estas nacen por el goteo de agua que durante muchos años acumula sales minerales en impresionantes formaciones que cuelgan del techo y se levantan del piso respectivamente.

Durante cierto tiempo se pensó que los cenotes eran independientes entre ellos y que tenían una sola entrada desde la superficie. Sin embargo, estudios recientes han comprobado que muchos de ellos se encuentran interconectados entre sí. De igual forma, múltiples exploraciones de buceo subacuático pudieron encontrar un impresionante sistema de ríos subterráneos conformado por kilómetros de túneles, galerías y bóvedas, habiendo aún mucho más por explorar.

 

En Xenotes, las leyendas viven y deambulan ocultas, protegiendo la selva y a los visitantes que la respetan.

Los mayas siempre expresaron una gran devoción hacia la naturaleza, ya que consideraban que gracias a ella obtenían todos los recursos necesarios para subsistir. Como resultado, todos los poblados mayas se encuentran construidos cerca de uno de estos pozos que les permitía el suministro de agua durante casi todo el año.

Los mayas creían que los cenotes eran la entrada a Xibalbá, el inframundo maya, y que los dioses de la lluvia habitaban en el fondo, es por ello que se les consideraban sagrados y se llevaban a cabo diversos rituales de veneración.

También tenían la creencia de que en el fondo de las cavernas y los cenotes habitan los aluxes, pequeños seres, ágiles y traviesos, guardianes de la selva que deambulan por milpas y montes después de la puesta del sol, a quienes mediante rezos y ofrendas se les pedía permiso para caminar por sus tierras y para que cuidaran las cosechas. De esta forma los aluxes cobraban vida para ahuyentar a los intrusos de las milpas, arrojándoles piedras, silbándoles o jugándoles bromas.

Las historias acerca de los aluxes han estado siempre presentes en la cultura maya y no se sabe con precisión cuándo aparecieron. Hay quienes aseguran haberlos visto y los describen como pequeños hombrecitos que parecen niños. Se dice también que para poder convivir en armonía con ellos es necesario mostrarles respeto, pidiendo su permiso para caminar por el suelo que vigilan, o mediante ofrendas de alimentos. Lo único que se puede hacer para ganar su agrado y confianza, es ofrecerles algún regalo y cuidar su hogar, ya que para ellos los cenotes y sus tierras son sitios sagrados.

 Tipos de cenotes:

Cenote maduro - Xenotes Oasis Maya - Cancún - Riviera Maya

Cenote abierto

Característicos por su forma cilíndrica, los cenotes abiertos sobresalen por la espectacular flora que podemos admirar en sus altas paredes y formaciones rocosas; ideales para practicar divertidas actividades de aventura. El ejemplo más reconocido de este tipo es el Cenote Sagrado de Chichén Itzá, en donde, a través de exploraciones arqueológicas se encontraron ofrendas y piezas prehispánicas. Refréscate en las tranquilas aguas del Xenote Fuego y descubre con el Tour Xenotes por que los antiguos mayas los consideraban santuarios sagrados.

Cenote antiguo - Xenotes Oasis Maya - Cancún - Riviera Maya

Antiguo Cenote

Es muy común que los cenotes antiguos, por su edad, se encuentren completamente expuestos e inmersos en la abundante vegetación de la selva maya. Experiencias Xcaret te lleva a conocer estos cuerpos de agua que asemejan una aguada o laguna, y que en épocas anteriores servían como fuente de recursos para los asentamientos mayas de la zona. Este inigualable tour de cenotes te permite visitar un espectacular cenote abierto y disfrutar del entorno mientras realizas refrescantes y divertidas actividades en tirolesas. ¡Relájate en las tranquilas aguas del Xenote Aire, un auténtico oasis en la selva!

Cenote semiabierto - Xenotes Oasis Maya - Cancún - Riviera Maya

Cenotes semiabiertos

Los cenotes semiabiertos generalmente ocultan su espejo de agua en el interior de una caverna que permite, de manera parcial, el acceso de la luz solar. Esto los convierte en un sitio ideal en Cancún y la Riviera Maya para una aventura de exploración en la que podrás adentrarte en las entrañas de la tierra. Descubre lo que estas maravillas naturales esconden y admira sus formaciones de piedra mientras practicas rappel. Haz tuya esta aventura llena de adrenalina y forma parte de las leyendas mayas del Xenote Tierra.

Cenote joven - Xenotes Oasis Maya - Cancún - Riviera Maya

Cenotes de caverna

Reconocidos muchas veces como los más enigmáticos, estos cenotes se localizan dentro de cavernas en donde los mayas practicaban una gran variedad de ceremonias tradicionales. Este tipo de cavernas ofrece actividades para los más intrépidos, ya que algunas llegan a extenderse varios kilómetros por debajo de la tierra, e incluso conectarse con otros cenotes y cuevas de la zona. Aprovecha esta oportunidad única con el Tour Xenotes y practica snorkel en el Xenote Agua, un lugar que muy pocos han tenido la fortuna de conocer. ¡Una experiencia que nunca olvidarás!

(*) mi agradecimiento a Xenotes.com.mx de donde se extrae esta info.

Sima de San Pedro.

Sima de San Pedro de los griegos – Oliete – Teruel – Aragón

En Aragón existen dos tipos de dolinas: las cársticas, o formadas por hundimiento de niveles calcáreos, y las aluviales, donde se disuelve el sustrato provocando el colapso de las gravas superiores. Hay una gran variedad de tamaños y profundidades por lo que es difícil realizar una descripción única para todas ellas.

Catalogación: excursión.
Duración: 3 h. 30’ (ida y vuelta)
Desnivel: 90 m.
Dificultad: Media. Extremar la precaución si se visita la Sima de San Pedro.
Interés arqueológico: Poblados ibéricos.

La Cultura Ibérica es la que ha proporcionado a Oliete los restos arqueológicos más espectaculares, y en torno a ellos, los poblados ibéricos del Palomar –ejemplo de la arquitectura agrícola residencial- y del Cabezo de San Pedro -ejemplo de la arquitectura defensiva y militar-, se ha estructurado una ruta con el fin de dar a conocer este patrimonio, las características de esta etapa y mostrar, a través de los yacimientos, las formas de vida de los pobladores ibéricos durante los siglos III y I a.C.

La ruta, que parte en el Centro de Interpretación de la Cultura Ibérica, recorre parte de una red de senderos y caminos de la margen izquierda en el valle del río Martín y su afluente el barranco del Regatillo o la Muela. Estos senderos están señalizados y debidamente balizados en todo su recorrido.

Desde Oliete, al poblado ibérico del Palomar unos 15 minutos. El sendero paralelo al río Martín, indicado con flechas de madera y mojones de la ruta ibérica pasando por la fuente el Piojo hasta la zona de San Pedro. Un rústico peirón, edificios de carácter agrícola y ganadero y la ermita de San Pedro de los Griegos así lo indican.

Desde la explanada de San Pedro se sube por un camino hasta el poblado ibérico de San Pedro, que se asienta en el altozano del cabezo, junto a un abrupto cortado rocoso sobre la margen izquierda del río Martín y rodeada de barrancos, que otorgan un carácter inexpugnable a esta gran ciudad ibérica.

Otro camino, en buen estado, también en ascensión, llega hasta la Sima de San Pedro. Se trata de una descomunal sima que por su estructura geológica está considerada única en Europa. Este asombroso pozo troncocónico alcanza los 108 metros de profundidad y un diámetro en su boca que ronda los 100 metros. En su base presenta un lago cuya profundidad está calculada en unos 25 metros. Esta sima, destaca también como un refugio de biodiversidad sin equivalentes en Europa, dotándola de un valor ecológico excepcional, donde encuentran refugio unas 25 especies de vertebrados (aves, murciélagos, micro mamíferos, anfibios y reptiles).

Tiene 95 m. de diámetro y 108 metros de profundidad cuyo fondo de 120 m. de diámetro está parcialmente ocupado por un lago de cerca de 4000 m2. de extensión y 20 de profundidad. En total el volumen aproximado de la sima es de unos 560.000 m3.

Esta sima tiene una estructura única en Europa. Excavada en calizas del jurásico. Debe su origen a una dolina (cueva subterránea) que sufrió un proceso erosivo ascendente, por lo que su techo se derrumbó.

Atardecer en la sima

José María Milagro-Artieda.

La luz, que es gasa tenue y se estanca al borde de la sima,
no debería acudir en auxilio de esos
torpes clamores de sorpresa, esa alharaca de vértigos
que turban el núcleo del sentido.

Cuando se esfuman, el ciclo resucita  y asisto al claro inicio,
al despliegue sin base de un perímetro intenso que me atrapa,
congrega en torno las nubes embebidas, desplaza el viento,
arquea perspectivas hacia un remoto fondo que ahora,
obstruida la máquina de ser, ciego en su giro, puedo alcanzar.

En la barquilla liviana del descenso no tocan suelo mis pies.
Surgen trazos de coloso hilvanando un rostro ajado,
las catástrofes de piedra establecida circulan
hiladas sobre el hueco, un ruido extraño
que calladamente anega la mirada y se estanca
entre los labios no impide más murmullo,
no niega el verbo, pero qué mansedumbre
tiene altura para alzarse en su vuelo,
qué voz abarca las regiones de este sueño,
qué movimiento apacigua el ritmo quedo
del hoyo viviente en que me encuentro.

He descendido en carriles de otro espacio
que me vertieron al lago inexplorado,
como brisa he rozado los arbustos del miedo.
Todas las aves giraban varias veces, sus súplicas
un eco razonado por legiones y luego, limpiamente,
en flecha pura que huyese del comienzo,
caían hasta el guiño secreto de la piedra,
a la pared angulosa, junto al borde,
y abatían sus alas y eran parte huidiza del secreto.

Cuando la tarde se ablanda, cuando un temblor
congrega las sombras y establece ajedrez en los relieves,
me siento alzado y nuevo, residente en la humilde pasarela
que sujeta las formas sobre el pozo.
El suave frío, amoroso desdén de la montaña,
me enciende en espinas, y ya entiendo
la lengua roma de sus peñas, el discurso insensato
que me envuelve, con qué signos se demuestra
sino en loco graznido, en ecuación de susurros
y llovizna de aristas desprendidas.
Sólo entonces libero la mirada y estalla el conjuro.