Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Mochila

La mochila y su contenido.

Una vez hayamos decidido la salida e independientemente del grado de exigencia de nuestra actividad, en lo primero que pensamos es: ¿qué me puede hacer falta cuando esté lejos? y ¿dónde demonios meteré lo que tengo que llevar?. Siempre teniendo en cuenta que la meta de nuestra actividad condiciona los medios de los que debemos disponer, ante todo, deberemos pensar en la mochila.

Existen distintas variantes, clasificadas por el tipo de actividad, su comodidad y su volumen. No necesitamos la misma mochila para dar un simple paseo, para una travesia de varios días o el ataque a cualquiera de los ochomiles que tanto nos llaman la atención. Y en esa misma línea, el contenido se ajusta a la misma lectura. De la bolsa de agua y el espacio para meter un teléfono móvil y unas llaves a cargar con saco para dormir, ropa, comida, etc…

Mochila:

Mochila para bicicleta o para unas horas de actividad: Normalmente es una mochila ligera que simplemente contiene una bolsa plástica, aislada y estanca, con forro térmico o no, con objeto de contener agua y disponiendo de un tubo flexible para su administración de manera cómoda. Disponen normalmente de un par de bolsillos donde guardar un teléfono móvil (no salgas nunca sin él), una llaves y unas barritas energéticas a lo sumo y dependiendo del grado de la actividad. Aunque son mochilas diseñadas para la actividad de las dos ruedas, personalmente las recomiendo también para esos paseos de 3 o 4 horas, dónde es necesario hidratarse, máxime si las condiciones ambientales son primaverales o veraniegas, situaciones en las cuales el calor nos condiciona de manera especial.

Mochilas para todo un día de actividad: Entre 18 y 40 litros de capacidad. Para esas actividades de un solo día, desde la marcha, travesía e incluso la escalada. Poco tiempo de actividad, poco volumen.

Mochilas para varios días de actividad: A partir de 40 litros. En ellas nos veremos obligados a llevar material para varios días. Varios días de actividad, mas recursos de los que proveernos, más peso, más volumen.

En éstas dos últimas categorias (los conceptos clásicos de mochila) nos centraremos para poner destacar ejemplos condicionados por el tipo de actividad, su funcionalidad, seguridad, comodidad y organización.

Actividad: importante tener en cuenta este factor. No es lo mismo una mochila para apoyo en la escalada que para un día de trekking o varios días con vivac incluido.

Funcionalidad y organización: una mochila para contener cuerdas de escalada no necesita la cantidad de departamentos que una para una jornada de senderismo y menos aún la que necesitamos para acarrear comida y ropa para varios días. Ésta última opción condicionará la necesidad de bolsillos independientes, correas de anclaje de elementos adicionales como bastones, piolets, crampones o casco. Será conveniente considerar si lleva protección contra el agua o dispone de funda, etc.

Seguridad y comodidad: para una marcha de unas horas con muy poco peso es suficiente con una mochila menos comprometida con el asunto de seguridad. Si es para varios días con marchas largas de acercamiento deberemos disponer de una mochila que proteja nuestro cuerpo y nos ayude no entorpeciendo el movimiento ni lastimando nuestra espalda. Aquí será necesario que posea ajustes específicos, protecciones adicionales. Una mochila ajustada incorrectamente y con peso no sólo puede ocasionar una lesión de espalda u hombro sino además condiciones de peligro en pasos comprometidos, llegando a afectar nuestras condiciones de equilibrio.

Precio: Seguramente cuantas más prestaciones tenga la mochila mayor será su precio. Es preferible escalonar las distintas necesidades y disponer de distintos modelos para opciones distintas. Deben apreciarse de manera especial la forma de solucionar la seguridad y la comodidad. El precio, a mi modo de ver, es importante aunque secundario y seguramente tendremos precios distintos en los que enfrascarnos a la hora de decidir por una u otra mochila.

Contenido.

Es importante planificar y preparar el contenido. Esto nos marcará la pauta para la elección de la mochila. A su vez, decidida la mochila, tendremos seguramente que prescindir de parte del contenido. Pensad que tendreis que cargar con lo que decidais llevar. En este sentido conviene ser práctico y casi espartano, diría yo. Eso sí, no deberemos sacrificar nunca las pautas concernientes a la seguridad: una camiseta puede lavarse cuantas veces sean necesarias, una analgésico no lo encontramos debajo de las piedras.

Posibles pautas a seguir en la elección del material y recursos similares:

Material textil: todo lo concerniente a prendas empezando por la cabeza y acabando por los pies, gorros, pañuelos, bragas, guantes de distintas clases, camisetas, forros polares, cortavientos, cazadoras, prendas térmicas de interior, pantalones o mallas, calcetines, trajes de agua… Deberemos pensar qué necesitaremos para después de la actividad donde las condiciones serán otras, bien en la tienda de campaña, en el refugio o en albergue de turno.

Material técnico: gafas de sol, bastones, bolsas o bidones de agua, protectores labiales y solares, navaja multiusos, mecheros, comida nutricional específica, gps, teléfono, baterias, planos, brujula, silbato, linterna frontal, cámara de fotos, papel higienico, bolsas de plastico para recoger basura o ropa.

Botiquin: protectores de sol y labiales, lágrimas artificiales, analgésicos, antiinflamatorios, descontractores, antidiarreico, asépticos para picaduras y heridas, desinfectante, segundas pieles, vendas y gasas, esparadrapo, tijeras, gel de calor y frío, gel energético, etc…

Material para dormir: Aislante, saco, funda de vivac, manta de supervivencia, jabon, toalla especial, calzado cómodo.

Avituallamiento: hornillo, gas,mechero, cerillas, vaso, cazuela, cubierto, sales minerales para el agua de nieve.

Nieve: polainas, crampones, piolets, casco, gafas de ventisca.

Alpinismo y escalada deportiva: los que de vosotros hayais llegado aquí, huelga decir lo que necesitais.

Colocación.

Algunas pautas simples para la colocación del material en la mochila. De esto dependerá la comodidad de uso y la practicidad durante la marcha. En el fondo de la mochila colocaremos todo aquello de uso menos frecuente durante la marcha y de menor peso: ropa, saco, etc. En la zona media y pegado a la espalda todo lo relacionado con elementos de más peso: comida generalmente. En la parte alta ira normalmente lo de uso más frecuente: bidón de agua, gorros, guantes. En el bolso del cierre superior (seta) convendría colocar, botiquin, documentacion, mapas, etc. En los bolsillos laterales aquello de uso más común y práctico.

En resumen, debe equilibrase la carga en la mochila de manera que consigamos que el mayor peso se centre en la zona dorsal. Dejar que el mayor peso se concentre en la zona lumbar es correr riesgos innecesarios. Por último conviene seleccionar el contenido de la mochila y agruparlo en bolsas transparentes, identificables de un solo vistazo. Esto ahorra no pocas molestias en momentos donde las fuerzas no son todo lo buenas que desearamos.

Aún así seguro que más de uno recordará estos consejos cuando resulte que no recuerda donde demonios metió el frontal, justo al caer la noche.

Login

Fecha actual:

Entradas