Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Los Mallos de Riglos – Huesca

Riglos se sitúa al Noreste de la ciudad de Huesca, a unos 40 Km por la carretera regional 132, tomando un corto desvío por carretera local. La Sierra de Loarre se extiende en la región inmediatamente al Este de Riglos. En las estribaciones meridionales de la sierra se localiza la pequeña población de Aniés, en cuyo entorno se pueden observar algunos aspectos geológicos interesantes. A Aniés se puede llegar desde la misma carretera regional 132,desviándonos a los 15 de Km de Huesca por la comarcal 1206; trás 8 Km más del recorrido, tomamos hacia el Norte una pequeña carretera local.

Protegido de las impresionantes paredes anaranjadas de los Mallos, se encuentra el pueblo de Riglos, punto de partida de estas aventuras montañeras. De su patrimonio artístico destaca el templo parroquial, un edificio del s. XVII que alberga las tallas románicas de la Virgen del Mallo y de la Virgen de Carcavilla. En el mismo término también se encuentran restos de una fortificación de la segunda mitad del siglo XI, una necrópolis de lajas y la ermita de San Martín, templo románico del siglo XII con ménsulas figurativas y un bello crismón en el tímpano de su entrada.

Riglos

Riglos y los Mallos.

Es un fenómeno irrepetible en Europa. Uno de los más bellos paisajes de la península Ibérica. Desde el punto de vista geológico, estas formaciones son el resultado de los sedimentos con cantos rodados cementados por grava y arena, que tuvieron su origen en los conos de deyección de cauces que vertían hacia la antigua depresión central del Ebro. Estos depósitos aluviales se elevaron por plegamientos de las capas inferiores y posteriormente erosionados, dando lugar a estas impresionantes paredes que superan los trescientos metros de altura en vertical. Su color rojizo, debido al predominio de hierro y arcillas, aumenta la espectacularidad del paisaje, sobretodo al atardecer. Resulta casi increíble que estos peñascos de tal dimensión formaran parte de los fondos marinos.

El Puro, El Pisón, Castilla, Cuchillo, Visera o Fire son alguno de los nombres con los que se conocen estas agujas, cuyas paredes están surcadas por gran número de itinerarios de escalada por los que han pasado la mayor parte de alpinistas españoles. Para el viajero más reposado, estas piedras gigantescas, labradas durante siglos por la erosión son sólo objeto de admiración. La más bella panorámica del los Mallos se observa desde el monumento erigido a los célebres montañeros Rabada y Navarro, a la entrada del pueblo de Riglos. También merece la pena una aproximación a la base de estas desafiantes paredes para deleitarnos viendo de cerca como le van ganando altura los atrevidos escaladores.

La observancia de los Mallos estimula inevitablemente la imaginación. En ellos se descubren mil siluetas, enormes castillos, silenciosos guardianes del pirineo o por su mera grandeza, incluso, atraen el recuerdo de aquella persona amada. Pero en el caso de los Riglos más que jugar con la imaginación es preferible observar la realidad, que en este caso, como en tantos otros, es más bella que la fantasía.

Los Mallos
Vista de los Mallos

Fauna:

Los buitres leonados, son los otros reyes de este espacio rocoso, y también los alimoches, con su inconfundible plumaje blanco. Comparten las paredes con éstos, águilas reales, córvidos varios y el quebrantahuesos, en vías de extinción, pero amante de estas tierras. Las sierras exteriores del Pirineo y estas escarpadas moles pétreas brindan a estas aves el refugio idóneo, justo a las puertas de la gran llanura del valle del Ebro.

Gea:

Se trata de sedimentos detríticos del Mioceno, que corresponden a la zona inicial de grandes abanicos aluviales que en su momento, partían de los relieves montañosos hacia la depresión central del Ebro. Hoy, los depósitos, moldeados por la erosión, se muestran como promontorios residuales adosados a los materiales plegados y más antiguos de la sierra. Este tipo de formación es frecuente en todo el frente del Prepirineo; en Riglos, y un poco más al oeste, en Agüero, es donde podemos apreciar este elemento geológico de gran espectacularidad.

Los mallos, es un topónimo aragonés derivado del latín malleus (mazo), grandes escarpes rocosos verticales, adosados a la ladera de una montaña.

Historia:

La historia de Riglos se remonta a siglos atrás, cuando fue un lugar privilegiado para la defensa de las fronteras del antiguo Reyno de Aragón. Como no podía ser de otra forma, tuvo su castillo-fortaleza, hoy totalmente desaparecido, pero del que existen referencias documentales históricas, según las cuales, el propio rey Pedro IV de Aragón se preocupó del castillo y ordenó, en 1377, a su mayordomo y consejero real Pedro Jordán de Urriés, que lo reparara. El rey Juan II nombró infanzones a los miembros de la familia oriunda de Riglos, linaje del que tomó apellido, en 1458. Pero más importante aún en la historia de Os Mallos es el tiempo durante el cual se convirtió en un reino propio. A la muerte de Pedro I, su esposa la Reina Berta, por deseo de su difunto marido, pasó a ser monarca de un territorio autónomo dentro de Aragón que abarcaba Riglos, Agüero, Murillo de Galligo y la Bal de Ayerbe, posiblemente hasta el río Sotón. Este peculiar Reino de Bertania o Reino de Os Mallos terminó con la muerte de su reina y siguió integrado dentro de Aragón.

Escalada:    

Los mallos son también el lugar elegido por muchos montañeros que practican la escalada por sus casi 170 vías, en sectores como El Fire, El Circo de Verano, El Pisón, El Puro, El Macizo de Pisón, Los Volaos, El Cuchillo, El Melchor Frechín, La Visera, los Mallos Pequeños y los Boulders de Riglos, pues gozan de una verticalidad poco frecuente. Estos mallos rojos, con trescientos metros de paredón vertical, son conocidos por escaladores de todo el mundo.

Tipo de roca: Conglomerado.
Escalada predominate: Panzas de bolos en terreno muy vertical y desplomado, siendo su escalada técnica y curiosa.
Equipamiento: Nos encontraremos de todo un poco, vías equipadas, semiequipadas y clásicas.
Nombre de las Zonas: El Fire, el Puro, el Pison, el Macizo, los Volaos, el Cuchillo, el Frechin, la Visera el Mallo del Agua y Los mallos pequeños son Colorado, Chichín, Herrera, Magdalena, Cored, Carilla, Aguja Roja, Gómez Laguna y Capaz, mas a la derecha de estas zonas esta prohibido escalar por ser zona protegida de aves.

Consejos:

  • No dejar basuras.
  • No hacer fuego.
  • No destrozar la flora local.
  • No molestar a la fauna y a las aves.
  • Informese bien sobre la vía que se quiere realizar y pensar si se esta preparado para realizarla.
  • No sobreequipes las vías existentes, cada uno las creo a su manera y tenemos que respetarlo.
  • Si ves a alguien robar, que no se vaya sin pagar.
  • No destroces los vivacs existentes, ni los utilices de servicios.
  • Cuida las señalizaciones de los caminos y no te salgas de ellos.
  • Ten cuidado con las piedras y las cordadas que tengas tanto debajo como encima de tí.
  • El casco es siempre fundamental tanto o mas que una cuerda o el resto del material.

Martes, 26 de julio de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas