Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Parque Natural de la Sierra y los Cañones del Guara. Huesca

El valor ecológico del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara está fuera de toda duda, y su protección se ha intensificado desde que en 1990 recibió tal figura de protección, dado que el elevado número de visitantes que recibe podía hacer peligrar sus muchos puntos de interés. El Parque Natural La Sierra y los Cañones de Guara agrupa a un conjunto de sierras pirenaicas cortadas de norte a sur por profundos cañones. La erosión de los ríos y torrentes generados por el deshielo interglaciar del Cuaternario han modelado de forma abrupta el relieve de las sierras, dando a Guara un aspecto impresionante y único en la geografía española.

Estos cañones son el aspecto más conocido de la Sierra de Guara, pero hay otros, como la abundancia de bosques de carácter mediterráneo, que se alternan con los pastizales, sobre todo en el entorno de la cima más elevada del Parque, el Tozal de Guara con 2.077 metros de altura, y ciertos reductos de bosques de carácter atlántico.

Historia.

En el año 1990, fue declarado Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, un espacio natural que se extiende por territorios de la Comarca Hoya de Huesca, del Somontano de Barbastro, Alto Gállego y Sobrarbe. En este Parque se pueden encontrar asombrosos acantilados, cañones y barrancos donde viven numerosas especies de flora muy especializadas, algunas únicas, que sólo nacen en las rocas. También podemos encontrar aves rupícolas como lo son el quebrantahuesos o el buitre leonado. El agua, protagonista del paisaje del Parque junto con la piedra, es el refugio del cangrejo de río, el tritón pirenaico y la trucha. El Parque Natural de la Sierra de Guara es el lugar ideal para disfrutar de la belleza de la naturaleza y de la ornitología, así como practicar deportes de aventura como la escalada, el barranquismo o el senderismo.

Naturaleza.

Vegetación: Bosque mediterráneo en la zona sur; carrascales coscojares, romerales con boj y aliaga y lastonares; en las zonas más húmedas quejigares, y estrato arbustivo de madroño, labiérnago, durillo, lentisco y acebo. En el norte hay bosque de influencia atlántica; quejigares, pinares de pino silvestre, abetares, pinares de pino negro y bosquetes de hayedo). Endemismos como Aquilegia guarensis, Cochlearia aragonensis y especies pirenaicas en su extremo meridional de distribución. En los suelos de conglomerado aparecen ademas sabina y enebro. El madroño y la encina ocupan los suelos mas profundos, mientras que las zonas elevadas son ricas en boj.

Fauna. Destacan entre los insectos, 137 especies de mariposas diurnas; entre los artrópodos, cangrejo autóctono; entre los reptiles, la culebra de Esculapio y la víbora áspid; entre los anfibios, el tritón pirenaico; entre los peces, la trucha común; entre los mamíferos, jabalí, corzo, nutria, garduña, gineta y tejón; y entre las aves, quebrantahuesos, alimoche, buitre leonado, águila real, águila-azor perdicera, halcón peregrino, búho real, chova piquirroja, pito negro, águila culebrera, aguililla calzada, abejero europeo, chotacabras gris, acentor alpino y perdiz pardilla.

Gea. Estos valores principalmente residen en su imponente paisaje cárstico, ya que la sierra se ve surcada por cuatro ríos principales: el Flumen, el Guatizalema, el Alcanadre y el Vero, los cuales a su paso dejan peculiares formas geológicas como dolinas, grutas, simas y espectaculares cañones propicios para la práctica del barranquismo. Tambien se apunta como origen de los barrancos el hundimiento de las bóvedas de las cavernas que antaño horadaban el subsuelo.

Entre los cañones mas llamativos figuran los de los ríos Vero, Balced, Mascún y Guatizalema. Los mallos rocosos y la red de simas, cavernas y galerías excavadas por las aguas subterráneas, son los otros dos elementos geomorfológicos que caracterizan este espacio natural. Según los geólogos, los mallos son restos de antiguos conos de deyección, en los que los conglomerados de materiales mas consistentes fueron recubiertos por materiales finos, que finalmente resultaron arrastrados por las aguas, quedando aisladas las masas de conglomerado que se aprecian en la actualidad.

Paisaje protegido.

El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara se encuentra regulado a través de la Ley 4/1990 de 27 de diciembre por el que se efectúa su declaración y por el Decreto 164/1997, de 23 de septiembre por el que se aprueba su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales.

En la actualidad este Parque Natural ocupa prácticamente 47.450 hectáreas y la zona periférica de protección en su entorno abarca otras 33.775 hectáreas, siendo de este modo un amplio territorio entre el Somontano oscense y de Barbastro, y las estribaciones de la cordillera pirenaica. La Sierra de Guara es una de las zonas protegidas más importantes de Europa como reserva de aves rupícolas, todas aquellas que anidan en roquedos inexpugnables.

Los términos municipales que abarca el Parque son: Abiego, Adahuesca, Aínsa-Sobrarbe Alquézar, Arguis, Bárcabo, Bierge, Boltaña, Caldearenas, Casbas de Huesca, Colungo, Huesca, Loporzano, Nueno y Sabiñanigo

Otra información.

Pinturas rupestres del Paleolítico Superior y del Mesolítico (arte esquemático y levantino); dólmenes de Ibirque, Belsué, El Palomar, Losa Mora, Paúles y Panzano; puente romano de Villacantal; monasterios visigóticos de San Úrbez y San Martín de la Val de Onsera; fortaleza musulmana de Alquézar; iglesias y ermitas románicas de Bara, Nasarre, Bagüeste, Las Bellostas, Sarsa de Surta, Santa María de Belsué, Sescún, San Úrbez, Can de Used, Fabana, Arraro, Bastarás y Yaso; pinturas murales del tránsito al gótico en San Fructuoso (Bierge).

Normativa del Parque. 

  • No se permite hacer fuego en el Parque.
  • La acampada libre está prohibida.
  • En las pistas de acceso restringido, está prohibida la circulación de vehículos a motor sin autorización.
  • No abandonar basuras.
  • No pintar ni hacer inscripciones.
  • No emitir ruidos ni efectuar acciones que molesten a la fauna.
  • No causar daños a la flora o la gea.

Normativa sobre escalada y espeleología.

Salto del Roldán. Peña de San Miguel y Peña Amán.

Salto de Roldán

Vistas desde la Peña de San Miguel en el Salto de Roldán.

El Salto de Roldán está formado por dos enormes mallos de conglomerado, la Peña de San Miguel (1.124 m) al oeste y la Peña Amán (1.123 m) al este, entre las cuales discurre el río Flumen encajonado en las llamadas Palomeras. Estos farallones albergan una gran concentración de buitres leonados, chovas y otras aves rupícolas. Una vez en la cima, se pueden apreciar los restos de un torreón defensivo (castillo de Sen), de un aljibe y de la ermita de San Miguel (S.XII) y contemplar la hermosa vista del río discurrir serpenteando desde los farallones calizos de Cienfuens al norte hasta perderse en la Hoya de Huesca al Sur. Espectacular panorámica que alcanza en días claros al Moncayo y a otras sierras de Sistema Ibérico.

Próximo al pueblo de Santa Eulalia de la Peña sale una estrecha pista asfaltada que termina en el aparcamiento del Salto de Roldán, donde se inicia este recorrido. El sendero llega hasta la base de la pared rocosa de la Peña San Miguel, donde unas clavijas de hierro, colocadas a modo de escalera, permiten el acceso a la parte superior de la misma.

Desde el aparcamiento del Salto de Roldán el visitante también puede acercarse al mirador que lleva su nombre, ubicado a unos 1.000 m. por la pista de tierra de acceso restringido que parte a mano derecha del aparcamiento.

Jueves, 1 de Septiembre de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Login

Fecha actual:

Entradas