Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Senda del Cares – Garganta Divina

Senda del Cares – León- Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Situación: Macizo montañoso de los Picos de Europa entre las comunidades de Asturias y Castilla y León
Salida y llegada: Caín – Puente Poncebos, al revés o ida y vuelta   
Longitud de la ruta: sólo ida, unos doce kilómetros
Desnivel: Inapreciable.
Dificultad: Baja.

Forma de acceso: Bien por Caín, Posada de Valdeón,  desde Castila y León o desde Puente Poncebos, Arenas de Cabrales, Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Se trata de la ruta a pie más impresionante al alcance de cualquier persona sin experiencia previa en la montaña.  Doce kilómetros separan las localidades de Caín (León) y Poncebos (Asturias) surcando los Picos de Europa por una senda que se ha dado en llamar la «divina garganta» con paisajes espectaculares, enormes desplomes verticales, canales laterales que hacen que el montañero se pierda entre collados, agostaderos y jous sin fin.

El río Cares siempre abajo, encajonado, embravecido con las crecidas del deshielo primaveral,  hayas creciendo en la más mínima falla de la piedra, cabras que a la vuelta de cualquier recodo que te sorprenden, cámaras fotográficas inundando de infernal ruido el eterno silencio de la garganta. Y gente, siempre gente, mucha gente recorriendo y tratando de grabar en las retinas el verde y gris del entorno, la tridimensionalidad del paisaje y su majestuosidad.

Seguiría tiempo y tiempo tratando de narrar las maravillas de este paraje. No lo haré más, tendrás que verlo, para al final aseverar que ninguna descripción verbal hace justicia a lo que realmente vas a encontrar allí.

Cercana a la garganta divina podemos encontrar zonas como el Desfiladero del Texu, la subida desde Urdón a Tresviso, el desfiladero de las Xanas, y otros muchos que podrás encontrar en la literatura sobre la zona de los Picos de Europa y en entradas en este espacio web.

Sin  duda alguna esta senda es la más recorrida de todos los Picos de Europa y, según sostienen numerosas estadísticas, se trata también de la ruta de montaña más transitada de España. Alicientes no le faltan para ser potente imán de los amantes de la naturaleza de todo el mundo; equipara su espectacularidad y belleza a la facilidad de su recorrido y en los últimos tiempos se han contabilizado más de 200.000 senderistas por año. Estas cifras también nos advierten de algo muy importante a tener en cuenta, y es que para el disfrute pleno del trazado es preferible no acometerlo en el mes agosto ni en los fines de semana del verano dada la concentración de personas en la ruta. Elegir cualquier otra fecha es más gratificante si buscamos la intimidad de la montaña. Con unas zapatillas de deporte o botas ligeras y una mochila que tenga lo esencial (incluido un chubasquero, por si acaso), la ruta se puede emprender en cualquier fecha comprendida entre los meses de mayo a octubre, así que sólo se trata de elegir un día propicio para caminar. (desdeasturias.com)

La ruta más antigua tenía un trazado sensiblemente diferente al actual. En un principio fue de uso exclusivamente pastoril y sólo después de 1916 cambiaron las cosas. Este fue al año en el se comenzó a delimitar un sinuoso y precario sendero para que los operarios de la compañía Electra de Viesgo pudieran vigilar y mantener un canal de agua, canal que transportaba parte del caudal del Cares para su aprovechamiento hidroeléctrico en la Central de Camarmeña. La construcción de esta central eléctrica supuso el ensanche mínimo de una vereda con continuas subidas y bajadas, desde la presa de Caín hasta Camarmeña. Por aquel entonces se tardaban unas siete horas en ir de Poncebos a Caín. Posteriormente, la vía habilitada fue utilizada para llevar los productos agrícolas desde Caín a los mercados de Cabrales, y sólo en los años 40-50 se construyó la actual senda para mejorar el mantenimiento del canal. La ruta fue abierta a base de picos y dinamita y en las últimas décadas se han ido mejorando determinados tramos para garantizar un senderismo sin riesgos. (desdeasturias.com)

Reabre la senda del Cares tras un derrumbamiento a comienzos de la pasada primavera. Fuente: El comercio.es

Lagos de Plitvice

Parque nacional de Los lagos de Plitvice – Plitvica Selo – Croacia

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice  es el más conocido de los parques nacionales croatas.

Está situado en la región de Lika, un paraje donde se alternan lagos, cascadas y manantiales de espectacular belleza. Esta región fue declarada Parque Nacional ya en 1949, y catalogada en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1979, con una ampliación en 2000.

El parque tiene una superficie cercana a las 30.000 hectáreas, 22.000 de ellas cubiertas de bosques. La zona que se puede visitar se encuentra en el centro del parque, son 8 km² de valle poblado de bosques, donde la hidrografía ha conformado un paisaje formado por 16 lagos de diferente altitud comunicados por 92 cataratas y cascadas. La vegetación se compone en un 90% de hayas.

La visita se realiza a pie a través de senderos y puentes de madera, los lagos más grandes son recorridos por silenciosas barcas. Este parque suscita también gran interés entre los turistas por los acontecimientos que tienen lugar allí, como por ejemplo, las bodas al pie de las cataratas. Este lugar es candidato a ser una de las siete maravillas naturales del mundo.

El parque tiene una magnífica red de senderos y caminos señalizados que te permiten recorrerlo libremente, disfrutando de cada nuevo rincón que te encuentras, del colorido, de las aguas azules, del ruido de la naturaleza rodeándote. Si te gusta tomar fotos aquí encontrarás un paraíso de opciones fabulosas.

Los senderos nos llevarán a la zona de los barcos, que son los que nos llevará a la parte alta del Parque, la más bella, donde se encuentran las cascadas.

Los 16 lagos resultantes están bautizados según los ahogados que las leyendas cuentan bajo sus aguas. Uno es el lago del Gitano; otro, el de la Abuela; también está el del Pastor Mile, y más cerca, el más grande de todos, el de las Cabras. Tiene 2,5 kilómetros de largo, una distancia más que razonable para hundir el optimismo de 30 cabras que confiaron demasiado en la fortaleza del hielo al huir de los lobos. Con mayor prudencia, hoy es posible cruzarlo en barca.

Plitvice fue, según la cartografía antigua, “el jardín del diablo”. Hoy ha recuperado su esplendor de edén, a pesar de haberse convertido en otro infierno durante la guerra, cuando guerrilleros serbios secuestraron el parque y amenazaron incluso con volar sus lagos. Por fortuna, la sangre no llegó al río. El rojo nunca ha sido un color dominante en la amplia paleta que muestran las aguas de Plitvice. El color de estos lagos puede ir desde el gris espejo de estanque finlandés hasta los transparentes turquesas de playa caribeña. El agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla. Todo depende de mil factores, como la cantidad de minerales y organismos de las profundidades, las lluvias, el musgo o el ángulo de la luz.

Enlaces:

Login

Fecha actual:

Entradas