Nacederos del Ertzilla y Larraun

Nacederos del Ertzilla y Larraun– Iribas – Navarra.

Recorrido: Iribas – Nacedero Larraun – Iribas
Tiempo: 2 h
Distancia: 6 Km
Desnivel máximo: 50 m

Al sureste de la sierra de Aralar, en Navarra, el río Larraun nace, desaparece y vuelve a resurgir como por arte de magia dejando a su paso un paraje natural que es un placer para los sentidos.
Siguiendo el vaivén de los ríos Larraun y Ertzilla, en la localidad Navarra de Iribas, surge una ruta liviana que ve nacer sus caudales en Basakaitz y Aitzarreta, respectivamente.
Según narra la leyenda, fue en este paraje en el que Teobaldo mató salvajemente a 500 árabes y posteriormente a sus padres. De hecho, cada año, los lugareños suben a los nacederos en la «Romería de Teobaldo».

Esta ruta, según describe el autor, comienza en «Iribas» , «al pie» de la sierra de Aralar tras pasar «la iglesia de San Juan Bautista». Una vez llegados a este punto, conocido como el «paraje de Lizardi», parte una pista que nos guiará al nacedero del río Ertzilla para posteriormente continuar por la misma y alcanzar el nacedero del río Larraun.

Encontraremos en el camino con las «ruinas del viejo molino de Aitzarreta», que tras años elaborando «harina del maíz y del trigo» sufrió «una fuerte riada» lo que originó la imagen actual del mismo. «Trepando» las ruinas del viejo molino, nos topamos con la «boca de la surgencia» del Río Ertzilla, «desandamos» unos «metros del camino» y seguimos «por la derecha» hasta llegar a las «campas de Aiztondo». Allí mismo, podemos contemplar el «sumidero» que traga «al río Ertzilla».

Seguiremos en este punto hasta «el paraje de Basakaitz» donde aparecen de nuevo «las aguas» formando el «nacedero del río Larraun», también conocido como «Guadiana Vasco». A partir de aquí, deberemos ascender unos «fuertes repechos» hasta llegar «de nuevo» a nuestro «punto de partida», el pueblo de «Iribas».

Cueva de Mendukilo.

Muy cerca de Iribas encontramos la cueva de Mendukilo, que ha sido preparada para su visita guiada mediante pasillos e iluminación. El recorrido dura cincuenta minutos y se encuentra abierto todo el año, aunque en verano es recomendable reservar. El itinerario es apto para todo aquel que pueda subir y bajar escaleras.

Foz de Arbayún.

Foz de Arbayún – Usún – Navarra

La Foz de Arbayún, entre Lumbier y el Romanzado, es la más extensa e impresionante de las gargantas navarras. El río Salazar, que fluye por ella, ha tallado la roca dando lugar a una hoz de 5,6 kilómetros de longitud e imponentes paredes verticales que llegan a alcanzar en algunos puntos hasta 300 metros de altura.

En su interior crece variada vegetación y en sus roquedos anida una numerosa colonia de buitres leonados que verá volando si se asoma a Arbayún desde el Mirador de Iso.

Esta inmensa riqueza natural le ha valido a la Foz de Arbayún las denominaciones de Reserva Natural y Zona de Especial Protección de las Aves.
El río Salazar baja del pirineo y al encontrarse con la Sierra de Leire, situada en la Zona Media de la comunidad, la atraviesa dando lugar a la Foz de Arbayún. Esta profunda y estrecha garganta es la reina de las foces de la Comunidad Foral por su extensión -cerca de seis kilómetros de longitud- y por sus impresionantes paredes verticales de hasta 300 metros de altura.

Para admirarla, no hay mejor lugar que el mirador de Iso, un voladizo sobre las aguas del Salazar situado en la carretera NA-178, que va de Lumbier a Ezcároz. Asómese a su privilegiado balcón y déjese envolver por la espectacular belleza y tranquilidad que infunde este rincón natural.

El río describe tres curvas de Norte a Sur y después enfila hacia el Oeste/Suroeste. En el primer tramo, las paredes llegan hasta el cauce, mientras que foz adentro descansan sobre un talud inclinado. La vegetación crece a sus anchas en las profundidades, surgiendo a veces de la misma roca; en las laderas soleadas crece la carrasca, quejigos y enebros, y en las umbrías aparecen hayas, robles, pinos y fresnos. En otoño la foz se viste de mil colores y pasa por todas las tonalidades que van del verde al ocre pasando por explosivos naranjas y rojos.

Si alza la mirada hacia el roquedo seguro que avistará nidos de buitres o de alguna otra rapaz; la colonia de buitres leonados ha crecido tanto en los últimos años que es habitual verlos sobrevolando el lugar.

El interior de Arbayún resulta bastante inaccesible, pero existen paseos que le permitirán obtener excelentes panorámicas. Uno de los más conocidos es la ruta de la canaleta, un sendero señalizado de 3,2 kilómetros que nace de una explanada a 500 metros de la localidad de Usún. El camino recorre el borde de la reserva natural, pasando por la ermita de San Pedro, y su tramo más espectacular discurre por la antigua conducción de agua a Lumbier, una estrecha canaleta que recorre a decenas de metros de altura la pared izquierda.

Absténgase si padece de vértigo.

Distancia recorrida: 12 kilómetros
Altitud mínima: 460 metros, máxima: 543 metros
Desnivel acumulado, subiendo: 135 metros, bajando: 148 metros
Grado de dificultad: Moderado
Tiempo: 4 horas.

Partiendo de Usún se llega a un pequeño puente, junto a una poza, que cruza el río y desde el cual se puede apreciar un primer plano del final de la foz. Desde ese punto se comienza una fuerte pero corta subida, que nos lleva hasta una canaleta de conducción de agua construida a principios del siglo XX (1928). El recorrido continúa de espaldas a la foz y sobre la canaleta, por lo que hay que tener algo de precaución. 1 Km más adelante nos encontramos con un giro a la derecha en el cual comenzamos un descenso que nos lleva camino de vuelta pasando por la Ermita de San Pedro de Usún

Foz de Lumbier

Foz de Lumbier – Lumbier – Navarra

Distancia recorrida: 6,35 kilómetros
Altitud min: 415 metros, máximo: 601 metros
Desnivel acumulado, subiendo: 189 metros, bajando: 184 metros
Grado de dificultad: Fácil

Como llegar: Desde Pamplona/Iruña por la N-240 dirección Jaca. A 32 kilómetros tomar el desvío de Lumbier y en la entrada de la población seguir por la primera calle de la derecha. A 2 kilómetros, se encuentra la zona de recreo de la Foz de Lumbier donde se encuentra el aparcamiento.
Desde la cercana localidad de Lumbier, se llega a un aparcamiento situado a escasos metros del acceso a la garganta. La foz de Lumbier es un desfiladero excavado por el río Irati sobre la roca caliza en el extremo occidental de la sierra de Leire, al pie del Pirineo navarro. Es una de las gargantas más espectaculares de Navarra, un paisaje labrado a lo largo de millones de años por la acción del río Irati que, día a día, sigue marcando su huella en este santuario de la naturaleza, reserva natural desde 1987.

La foz de Lumbier es una hoz estrecha y pequeña, de 1.300 metros de longitud y de una belleza espectacular. Sus paredes verticales alcanzan en su cota máxima 150 metros de altura y en sus grietas, roturas y repisas viven grandes rapaces, entre los que abundan los buitres leonados y los quebrantahuesos. La foz, que también sirve de refugio para zorros, jabalíes, tejones y alimoches, está poblada de quejigos y coscojas, además de arbustos como tomillo, espliego y ollaga que se cuelan por las grietas de las paredes calizas. La vegetación se transforma en bosques de álamos, sauces y fresnos a la entrada y salida de la foz.

A diferencia de otras gargantas, la de Lumbier puede ser recorrida a través de un sencillo camino la vía verde de la foz de Lumbier que discurre al pie de los acantilados, a lo largo de 2,6 kilómetros. El trazado fue realizado para el tren Irati, el primer tren eléctrico de España, que comunicó Pamplona con Sangüesa entre 1911 y 1955. El camino está señalizado, discurre junto al río y atraviesa la roca a través de dos túneles, de 206 y 160 metros de longitud, que no poseen luz artificial. En la parte final del sendero, el camino bordea la roca y llega hasta los restos del Puente del Diablo, del siglo XVI, con un arco elevado 15 metros sobre el río. Destruido por los franceses en 1812, durante la Guerra de la Independencia, debe su nombre a una leyenda según la cual su constructor pidió ayuda al diablo para levantar el puente.

Existe un segundo recorrido, un sendero local señalizado con marcas verdes y blancas y postes de madera que rodea la foz por las laderas inmediatas y vuelve por el interior de la garganta, desde donde se llega de nuevo al aparcamiento. Con una longitud de poco más de 6 kilómetros y 175 metros de desnivel permite además visitar el entorno.

Otro de los atractivos que ofrece esta reserva natural es la observación de aves. Disfrute del elegante vuelo de los buitres leonados desde el mirador situado junto a la carretera NA-178, a poca distancia del cruce con la carretera de Jaca. Desde aquí se divisa un comedero de buitres y las enormes rapaces suspendidas en el aire antes de lanzarse sobre su presa.

Nacimiento del Río Mundo

Nacimiento del Río Mundo – Riopar – Albacete – Castilla La Mancha.

Distancia: 5 km (ida y vuelta).
Tiempo estimado: 1 – 2 horas
Dificultad: baja
Desnivel: 20 metros

El Río Mundo es el principal afluente del río Segura que nace en la Sierra de Segura de Jaén, en el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. El Mundo nace cerca de este, al norte, pero ya en la provincia del Albacete, en la Sierra del Segura. Ambos macizos se suelen tratar de forma separada debido a que se encuentran en provincias y comunidades autónomas distintas, pero en realidad se trata de las mismas unidades geológicas, continuación de los pre-béticos jiennenses.

El entorno del nacimiento del Río Mundo se conoce como El Calar del Mundo, una imponente plataforma caliza que da lugar a un conjunto kárstico de primer orden, donde se desarrolla una variada colección de formas kársticas como dolinas, simas, cuevas, valles… Está catalogado como Zona de Protección Especial “Nacimiento del Río Mundo y Cañada de los Mojones”, localizada ésta en la unión de las sierras de Alcaraz y Segura, a 7 Km. de Riopar y que comprende el valle de retroceso o fondo de saco de Los Chorros y el polje de la Cañada de los Mojones, en la parte alta del Calar, donde el agua penetra por varios sumideros, pasando al interior y volviendo a aparecer entre otros lugares, en la cueva de Los Chorros. La zona constituye un karst estructural de montaña policíclico, de tipo nivo-pluvial en la actualidad; tuvo su origen en el Pleistoceno pero la evolución morfogenética continúa muy activa bajo las condiciones climáticas actuales.

El Río Mundo tiene su origen en la entrañas del Calar del Mundo, donde se concentran las aguas a lo largo de kilómetros, recorriendo el interior de estas formaciones calizas, hasta surgir en la Cueva de los Chorros, localizada en mitad de un paredón calizo – valle en fondo de saco – de unos 400 m de altura. El agua al caer produce una sucesión de cascadas y pozas cristalinas conocidas localmente como “calderetas”, que producen un conjunto de espectacular belleza, y que en épocas de lluvias, principalmente en invierno, origina un espectáculo singular, “el reventón”, saliendo gran cantidad de agua a presión por la Cueva de Los Chorros, inundando las zonas bajas y produciendo un sonido ensordecedor. Son miles los espeleólogos que se han acercado a La Cueva de los Chorros, una de las cavidades más notables de nuestro país, con gran complejidad en sus conductos y galerías, estructuradas unas sobre diaclasas y otras sobre planos de estratificación, con más de 32 Km. topografiados.

Cómo llegar: Iniciaremos la ruta en la explanada del paraje del nacimiento del Río Mundo. Para llegar a ella, desde Riopar se debe coger la carretera CM-3204 dirección a Siles y a unos 6 kms. (kM 14.8) aproximadamente, encontraremos el desvío hacia el nacimiento, carretera A-77, en poco más de 2 kms. termina la carretera, en la explanada del aparcamiento (Con capacidad para 100 vehículos y 6 autocares).

Importante: La subida a la Cueva de los Chorros esta restringida por la peligrosidad de alguno de sus tramos, y se ha de pedir permiso al organismo de gestión del Parque. Delegación Provincial de Medio Ambiente de Albacete (Calle Paseo de la Cuba, 27 – CP 02071). Tlf.967195017. Pedirán estar en posesión de la Licencia Federativa en vigor.

Río Nervión.

Desfiladero de Delika.

Distancia: 8,7 km (ida y vuelta).
Fuentes: Dependiendo de la época del año hay manantiales por el camino.
Desnivel: 150 metros.
Estación recomendada: El salto sólo tiene agua en invierno, primavera y temporada de lluvias.
Duración: 4 horas.

Como punto de partida tomamos como referencia el pueblo alavés de Delika perteneciente al municipio de Amurrio, para llegar hasta aquí hemos de llegar primero a Orduña.

Situados en el parking de Delika junto al bar tomamos un camino paralelo al rio que sale hacia la derecha para llegar en cinco minutos a una barrera que saltamos para llegar a una amplia pista en la que giramos a la izquierda, esta pista transcurre paralela al rio y no tiene pérdida alguna sólo debemos seguirla internándonos en el cañón.

El recorrido no plantea dificultades de orientación ya que basta con seguir el curso del río y atravesarlo en numerosas ocasiones; la única dificultad podría llegar a darse en el caso de que el rio baje muy cargado de agua.
Una vez llegados al final del cañón y situados frente a la enorme pared de la que cae la cascada podemos acercarnos hasta su base trepando un poco por las rocas del curso del rio.

Se puede realizar este trayecto en unas cuatro horas más o menos la ida y vuelta.

  • Mapa del recorrido.

Salto del Nervión o Cascada de Delika.

El río nace en Álava, por capricho de la geografía. Concretamente, en la cueva del Gato, a unos 900 metros de altitud, cerca del monte Arantxaga y de la aldea de Iñurrita. Allí, en un paisaje estepario donde los lobos campan a sus anchas, recoge las escasas aguas que acopia la sierra de Guibijo y después de unos tres kilómetros se lanza al vacío. Demasiado joven para tanto salto: 207 metros.

Sin duda, la cascada más alta de España. Y sigue en Álava porque el salto del nerviondesfiladero que ha formado durante miles de años pertenece a Delika, enclave integrado actualmente en Amurrio, pero que fue municipio propio como Valle de Arrastaria. De hecho, también es conocido como la Cascada de Delika.

En la localidad de Orduña/Urduña tomar la carretera de Delika. A 3 kilómetros se llega al pueblo; atravesar el casco urbano y pasar por debajo del viaducto de la vía del tren para dejar los vehículos en el aparcamiento situado junto a un restaurante a orillas del río.

Camino del mirador, el acceso más fácil, familiar y recomendable para llegar a la cascada es la pista que conduce al mirador desde la carretera del puerto de Orduña a Berberana. Castilla y León ha declarado esta zona Monumento Natural de Monte Santiago (4.500 hectáreas y un hayedo extraordinario), y ha creado una infraestructura muy interesante en torno a la cascada y el bosque, como un centro de interpretación que se puede visitar también en invierno.

El vehículo debe dejarse en el parking de la Fuente Santiago, después de recorrer unos 3,2 kilómetros desde la carretera de Berberana.

El salto del Nervión se puede contemplar cómodamente desde un sobrecogedor mirador situado en la parte alta de la cascada, pero es mucho más divertido llegar a la base de la caída de agua por el desfiladero de Delika, atravesando hayedos, saltando pozas de agua y viendo de cerca la vida rural de los habitantes del valle. Cuando el río baja crecido de agua algunos vadeos exigen mojarse los pies y ser hábil saltando de piedra en piedra; en estos casos resulta muy útil llevar un palo para ayudarse en los lugares complicados y no terminar metido en el río con el agua por las rodillas.

 Cascada de Gujuli.

A 7 kilómetros en línea recta del salto del Nervión se encuentra otro muy grande, el de Gujuli. Las dos cascadas se hallan entre las más altas de España y tienen mayor desplome Gujuli, de unos 100 metros, y el Nervión, de 207. Hay varias maneras de acercarse y ver este fenómeno de la naturaleza, siempre con la prevención del movimiento en terrenos escarpados y peligrosos.

Carretera Vitoria-Bilbao. Desde Vitoria se sigue la variante (aeropuerto) hasta la intersección con la A2521. Esta carretera nos lleva hacia directos a Gujuli, poco antes del pueblo hay un letrero para llegar al mirador.

Este paraje lo encontrareis cerca de la localidad de Gujuli, en el municipio de Urcabustaiz en la provincia de Álava (España), a unos 30 km al noroeste de Vitoria-Gasteiz, y en la carretera que une Orduña con Murguía.

El arroyo Oiardo, afluente del Altube – Nervión, desciende serpenteante por la sierra de Gibijo para, tras cruzar el pueblo de Gujuli, precipitarse al vacío en una caída de 105 m de altura. Un espectáculo digno de verse si ha llovido o es época de deshielo.

La cascada se encuentra a un kilometro de la población de Gujuli y para llegar hasta su punto mas cercano deberemos de atravesar con precaución las vías del tren y entre parcelas encontrar nuestro camino que nos llevara lo mas cerca posible de la caída.

Cuenta la leyenda que: “en Goiuri vivía una lamia (criatura de la mitología vasca) que se pasaba todo el día arreglándose delante de un espejo mágico. En ello estaba cuando un pastor llamado Urjauzi se encaprichó del espejo y se lo afanó en un descuido. Al cabo de unos días, la lamia sorprendió al usurpador sesteando a la vera del río Oiardo, con el espejo pegado a los labios. «¿Quién eres?», le preguntó Urjauzi, e instantáneamente se convirtió en el gran salto de agua de Goiuri, porque grande era su falta y porque urjauzi, en vasco, significa cascada.”