* Cañón del río Velillos

Cañón del río Velillos – Olivares – Granada – Andalucía.

En el poniente Granadino, entre otros bonitos e interesantes parajes está el cañón del rio Velillos, se encuentra en el pueblo de Olivares, pedanía de Moclin, zona salpicada de encinas y de matorral con especies como el romero y el tomillo, rodeado de cultivos de labranza y lleva hasta una pequeña central eléctrica «Casa dela Luz» en desuso, reconvertida actualmente en hotel, donde hay que cruzar el rio por un rústico puente de madera.

Acceso:

Pasado Granada se sale de la A-92 en dirección a Pinos Puente, pasando junto a esta localidad que está en la falda de Sierra Elvira. Se sigue en un cruce hacia la pedanía de Los Olivares, pedanía de Moclín, y al entrar en el pueblo se tuerce a la izquierda por una estrecha carreterilla siguiendo las indicaciones de “Ruta de Senderismo” y Hotel Don Curro. Junto a este cerrado hotel rural, que ante fue molino, se aparca el coche antes de iniciar la bajada hasta el río Velillos. Antes puede disfrutarse de las hermosas vistas que hay desde aquí hacia el pueblo.

Distancia: de 8-9 km
Tiempo: 5 a 6 horas
Dificultad: Media.
Altitud mínima 1.369 metros, máxima 1.757 metros
Desnivel acumulado subiendo: 427 metros, bajando: 415 metros

Se sigue por la orilla corriente arriba y pronto se encuentran carteles con información de las plantas de ribera, etc.

Al llegar a las ruinas de una pequeña central eléctrica se pasa al otro lado por un puentecillo y empezamos a remontar por una cuesta.

Las paredes del cañón van ganando en verticalidad y por encima de ellas, a nuestra izquierda, vemos asomar la fortaleza de Moclín como un verdadero nido de águilas.

El sendero se va estrechando entre los olivos y las cañas hasta llegar a la Fuente de la Buena Ventura, de la que sale un buen chorro de agua.

Poco a poco nos vamos acercando a lo más estrecho del cañón, vemos el río, que vamos dejando abajo, haciendo cascadas entre las rocas.

Nos encontramos una piedra de molino, señal de que en otras épocas esta actividad fue importante por aquí. Y llegamos a la hoz que hace el río Velillos en una zona encajonada entre paredes, y en la que han instalado un puente colgante y una pasarela por la pared rocosa para poder pasar.

Pasamos por el puente y seguimos por la pasarela que va a media pared, hasta que llegamos a una presa.

En el folleto que ha editado el Ayuntamiento de Moclín llaman a este sendero la Ruta del Gollizno, aunque es más conocido como La Hoz.

Desde aquí podemos volver hacia el punto de partida. La otra opción es la de seguir adelante para poco a poco ir iniciando el acceso hasta Moclín como destino final, para su visita e inciar el camino de vuelta directa a Olivares en el punto de partida.

Más información:

Cascada de Linarejos

Cascada de Linarejos y Cerrada de Utrero – Iruela – Sierra de Cazorla – Jaén – Andalucía.

El paraje conocido como Cerrada del Utrero-Linarejos es una asombrosa obra natural esculpida por el Guadalquivir en la roca caliza que lo rodea. El sendero se recorre a pie, y te permitirá apreciar las afiladas rocas y oquedades creadas por el agua a lo largo de cientos de miles de años. Es un encantador paseo donde el labiérnago, la cornicabra, y el sauce te acompañan hasta uno de los lugares más fotografiados del Parque: la “cola de caballo” o Cascada de Linarejos.

Longitud: Trayecto circular de 1,7 km de recorrido.
Tiempo: 1 hora.
Desnivel: 100 m.
Localidades: Cazorla – Iruela – Jaén
Dificultad: Baja
Desnivel: 100 metros
Cartografía: Hoja Cartográfica del MTN 1:50000: 928
Paisaje/vegetación: Barrancos verticales. Lanchar. Cascadas y amplias panorámicas de bosque mediterráneo y de ribera.

Cómo llegar:

Para llegar a visitar esta propuesta, tomamos como punto de salida a la ciudad de Jaén rumbo a Cazorla.
Tomando la salida de la carretera de Madrid, nos dirigimos por la autovía A-316 conocida también como la carretera de Jaén a Úbeda que se confluye luego con la carretera de Circunvalación, hasta llegar a un cruce de caminos desde el cual tomaremos la carretera Linares-Úbeda por la N-322.
Estando próximos a la localidad de Torreperogli, el cual bordeamos tomando la A-315 y posteriormente pasar muy cerca de Peal de Becerro por la A-319 hasta llegar a Cazorla y para llegar a nuestro destino tomaremos nuevamente la A-319 en dirección del Parque Natural en sentido noroeste hacia el embalse de Tranco de Beas. Tras recorrer unos 17 km y haber pasado el puerto de las Palomas, descendemos a un cruce llamado Empalme del Valle. Desde este punto desviarse por la JF-7091 sentido Vadillo de Castril. Recorridos unos 3,5 km encontramos el desvío hacia el poblado, en este cruce y a nuestra izquierda, encontramos el inicio del sendero.

La ruta se inicia en la senda que parte a la izquierda, antes de pasar el Puente sobre el Guadalquivir, y el aparcamiento del quiosco-bar.   En este punto se inicia el sendero difícil en los primeros minutos. Ascendemos la primero centena de metros para después comenzar a bajar por una impresionante garganta, por la que discurre el río Guadalquivir encañonado en el paraje denominado la Cerrada de Utrero. Un poco más adelante se accede al muro de la antigua presa o embalse de Utrero, parece ser que hoy está en desuso.

Se baja por unas escaleras de piedra adosadas al muro de la presa hasta el camino que se ensancha. Unos metros mas adelante  y en la otra ribera podremos observar el Salto de Linarejos, una cascada natural por la que se despeña el arroyo Linarejos sobre el río.

Se prosigue la ruta bordeando el Peñón del Lanchón , pudiendo observar hacia atrás los rápidos y pozas que forma el río entre los bloques de piedra caídos sobre él.

En lenta ascensión y desde los miradores existentes, se nos abre ante nosotros una amplia panorámica del Valle del Guadalquivir.

Sin esfuerzo, el camino nos lleva de nuevo al cruce frente al poblado del Vadillo Castril, unos metros mas arriba de donde iniciamos la marcha.

Puede hacerse en el sentido inverso:

Desde el punto del quiosco-bar caminamos por un sendero balizado y en algunos tramos protegidos por barandillas, en los primeros pasos es algo tortuoso mas la belleza del entorno amaina tal inconveniente. Inicialmente ascendemos por el lado norte, rodeando El Lanchón que es un bonito lapiaz, formación kárstica típico de la zona, hasta que giramos por el este, e internarnos en la Cerrada del Utrero.
Esta parte se encuentra a 96 m.s.n.m., se presenta a manera de una garganta fluvial excavada en materiales calizos por el río Guadalquivir, a partir del cual observamos auténticos rápidos y el sonido del agua que vuelve el ambiente ensordecedor.
El río se precipita formando pequeñas cascadas, pero metros adelante lo que domina en si es un espectacular salto de agua mejor conocido como la Cascada de Linarejos, en el arroyo de Linarejos, aguas que se precipitan desde el costado para unirse al Guadalquivir.
Siguiendo con la ruta nos adentramos por el sendero a un estrecho y alargado embalse de la Cerrada del Utrero, uno de los primeros lugares donde desemboca el Guadalquivir y alimenta la central hidroeléctrica de El Valle.

Recomendaciones
Esta ruta se puede realizar en cualquier época del año, pero en época de lluvias el cauce del río Guadalquivir es mas; asimismo se aconseja ir en horas de la mañana para disfrutar mejor del entorno natural.
También es recomendable llevar calzado adecuado ya que algunos tramos son tortuosos e incluso resbaladizos.

Cascada de la Osera

Cascada de la Osera – Mogón – Villacarrillo – Jaén – Sierra de las Villas – Andalucía.

Uno de los lugares más impresionantes del Parque Natural de Cazorla Segura y las Villas. Desde la localidad de Mogón, nos adentramos en la Sierra de las Villas por un sendero señalizado que nos conducirá hacia nuestro destino de una forma más fácil, que si lo hiciéramos siguiendo el cauce de un río furioso tras el despertar inquieto de un reposo en el embalse del Aguascebas precipitándose en caída libre sobre las rocas.

Tipo: Mixta (parte lineal y otra circular) PELIGROSA – ALTO RIESGO
Situación: Zona Noroeste del Parque Natural, término municipal de Villacarrillo.
Acceso: Por la carretera transversal de la Sierra de Las Villas desde Mogón hasta el aparcamiento del Embalse de Aguascebas PK 18,800.
Punto de partida: Comenzamos en el PK 18,600 a 200 metros antes de la zona de estacionamiento del Embalse del Aguascebas.
Coordenadas de inicio GPS(UTM): 0503946 – 4210326
Tipo de firme: Caminos y veredas
Tiempo invertido en hacer la ruta: 4 horas y 35 minutos (ida y vuelta)
Distancia: 8,3 Km (ida y vuelta)
Altura mínima y máxima: 640 – 1066 metros
Desnivel: 426 metros
Dificultad: Alta – muy alta. Sendero muy peligroso, pendientes elevadas y mal estado de los caminos, SOLO SENDERISTAS EXPERIMENTADOS
Cobertura de móvil: Muy Baja en determinados lugares y alta en otros
Ruta apta: Sólo para senderistas experimentados
Descripción del sendero: Nos encontramos con una de las rutas de mayor encanto de todas la Sierra de las Villas. El sendero de la Osera se encuentra a 18,600 Km al Este de Mogón dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

Entre grandes cortados de piedra y valles nos encontramos con una gran riqueza de flora, (arce, boj, madroño, tejo, pinares, nogales, encinas,…) y fauna (buitres leonados, águilas, halcones,…) así como maravillosos miradores desde los cuales podremos observar paisajes únicos.

La ruta inicia rodeando el embalse del Aguascebas desde el cual podremos observar al frente el majestuoso pico de Navazalto hasta llegar al enclave conocido como el paso del Aguardentero todo ello rodeado de grandes pinares. Desde aquí continuaremos descendiendo poco a poco por el valle de La Osera hasta llegar a un mirador donde podremos divisar parte de la Comarca de Las Villas así como el transcurrir del gran protagonista de este valle como es el rio Aguascebas Chico.

A lo largo del rio podremos disfrutar de grandes saltos de agua y de varias pozas hasta llegar a la magnifica cascada de La Osera que fluctúa su belleza en función de la capacidad de embalse del Aguascebas.

Los puentes de madera sobre el rio así como los dos miradores nos permitirán disfrutar de un paisaje único en el cual podremos observar el vuelo de los buitres leonados alrededor de los grandes escarpados en este encantador valle de La Osera.

Recorrido: Antigua cantera de piedra que se utilizó para construir la presa. Paso del Aguardentero, Bajada del Aguascebas Chico, cascada 1 y poza del rio Aguascebas chico, cascada 2 del rio Aguascebas chico, Cascada de La Osera.

  • INICIO (Altura 1065 m Coordenadas GPS: 0503946 – 4210326 )

Comenzamos en el pk 18,600 de la carretera transversal de Las Villas, junto a la carretera un imperceptible camino que va en dirección Norte. Continuamos el carril y pasamos delante de las canteras de donde se extrajo la piedra para la construcción de la presa, hasta llegar a una bifurcación de caminos.

  • 20´ (850 metros) Altura 1065 metros

En este cruce de caminos tomaremos el camino de la izquierda que está señalizado. Seguiremos el sendero hasta el paso del Aguardentero, donde podremos contemplar bellas vista y el volar de los Buitres Leonados.

  • 40´ (1,3 Km) Altura 1019 metros

Nos encontramos en el paso del Aguardentero, es un camino que pasa de un lado a otro de la cresta de la montaña entre dos rocas imponentes. Tendremos que bajar por el escarpado vallado hasta llegar a una pequeña caseta de conducción del agua. Hay que destacar que este tramo es muy peligroso por el estado de la senda, así como por el empinado del terreno. Seguimos descendiendo por el sendero al lado de la tubería del agua hasta un pequeño llano con una bifurcación de caminos.

  • 1 hora 7 minutos (1,9 Km) Altura: 933 metros.

Al frente, entre los dos caminos el Mirador de la Osera. Aquí podremos contemplar unas magníficas vistas sobre el barranco de la Osera y sobre el valle del río Aguascebas Chico. Tomaremos el camino de la izquierda, siempre siguiendo el vallado que nos indica por donde tenemos que descender, el peligro de esta zona son los desprendimientos de rocas que a veces nos cortan el camino. Bajando por el camino de forma serpenteante hasta el fondo del Barranco, nos encontramos con el primer puente de madera que cruza el río Aguascebas Chico.

  • 1 hora 53 minutos (3,4 Km) Altura: 676 metros.

Cruzamos el puente de madera sobre el río Aguascebas Chico y nos encontramos un cruce de caminos. Cogemos el camino de l a izquierda siguiendo paralelo al río pasamos una barrera de acceso restringido a vehículos hasta llegar al vado sobre el río Aguascebas. Seguidamente volveremos en dirección contraria, esta vez subiendo, pasamos al lado del puente anterior, continuamos subiendo unos 200 metros y a nuestra derecha nos sale una pequeña senda que nos lleva a la poza y cascada del río Aguascebas chico. Volviendo al camino principal seguimos subiendo hasta una pequeña explanada despejada.

  • 2 horas 32 minutos (4,7 Km) Altura: 706 metros.

Llegamos a un pequeño prado donde en la parte superior hay una bifurcación de caminos sin señalizar. Cogemos la senda de la derecha para acceder a una cascada u pequeña poza. Regresamos a la bifurcación anterior para esta vez coger la vereda de la izquierda que comienza a ascender. Subiremos por esta senda hasta su punto máximo en donde podremos contemplar de cerca las cascadas de La Osera. Si el embalse está lleno podremos contemplar la cascada en su máximo esplendor.

  • 3 horas (5,4 Km) Altura: 785 metros

En este punto empezamos a bajar de nuevo hasta encontrarnos con el segundo puente de madera que cruza el río. A partir de aquí comenzaremos la ascensión de vuelta hacia el embalse del Aguascebas a través de una pequeña vereda dejando la cascada a nuestra izquierda.

  • 3 horas 43 minutos (6,4 Km) Altura: 918 metros

Después de la ascensión por la vereda nos encontramos en la bifurcación de caminos que antes describamos. Aquí, a nuestra derecha se encuentra el mirador de La Osera.

  • 4 horas 5 minutos (6,9 Km) Altura: 1009 metros.

Después de ascender una gran pendiente nos encontramos en el paso del aguardentero de nuevo, descenderemos la vereda hacia las antiguas canteras de la presa.

  • 4 horas 35 minutos (8,3 Km) Altura: 1047 metros.

Llegamos al final del trayecto encontrándonos la carretera transversal de la Sierra de Las Villas.

Cañón del Río Verde.

Cañón del Río Verde – Otívar – Málaga – Andalucía.

Para llegar a Otivar de la provincia de Granada, desde Málaga, debemos desplazarnos a Almuñecar y desde allí seguir las indicaciones de tráfico que nos dirigen primero al pequeño pueblo de Jete y luego a Otivar.

Dejamos atrás Otivar y continuamos por la carretera dejando a nuestra izquierda un desvío que nos llevaría al Hotel Palacete de Cázulas y hasta llegar a la entrada del carril de acceso al Barranco del Río Verde localizado en una verja que cierra el paso la Una vez que dejamos el coche, antes de un puente de hierro, o si queremos ahorrarnos distancia recorrida, después de cruzarlo, sólo hay que seguir el sendero bien marcado que se inicia en la llamada Junta de los Ríos (Chorreras y Nacimiento) hasta donde queramos.

Siguiendo el carril que traíamos con las impresionantes paredes del Pico de los Charquitos (903 m.) frente a nosotros, al igual que el Pico Grajillas (1.027 m.) a nuestra izquierda, del que tan sólo nos separa el cauce del río verde unos 30 m. por debajo, se aprecia el puente de hierro, 100 m. mas allá de donde se dejan los coches, así como el impresionante cañón a través del cual hay que adentrarse, caminando entre las espectaculares paredes de los dos picos anteriormente mencionados.

Unos 500 m. después de haber comenzado a andar siempre por el mismo carril y en paralelo al cauce del río, encontramos a nuestra derecha con las ruinas de una antigua “fábrica de luz” casi camuflada entre la abundante vegetación que crece a lo largo de todo el cauce. Las afloraciones de agua por estas paredes han dado lugar a lo que se conoce como “TOBAS CALCAREAS” que a lo largo de la ruta nos acompañan a derecha e izquierda, originando en algunas paredes y oquedades rocosas una gran cantidad de estalactitas y formaciones rocosas inverosímiles que a poco de usar la imaginación podríamos identificar como la figura de algún animal, vegetal, cara o cualquier tipo de objeto.

El carril permite caminar cómodamente junto al río hasta que 2 Km. después de iniciada la caminata se llega a la presa, estamos ante el nacimiento del río Verde (490 m.), que nace de la unión del Río Nacimiento (a nuestra izquierda) y el Barranco de Las Chorreras que se le une por la derecha. Esta zona es de gran belleza, ya que el cañón por el que íbamos caminando se abre dando lugar a un amplio espacio custodiado por las impresionantes picos que lo rodean. A pesar de que hay algunas piedras colocadas estratégicamente es casi obligado caminar por el agua, para atravesar en primer lugar las aguas del Río Nacimiento, que viene por el este y a renglón seguido las del Barranco de las Chorreras que se le une por el norte y que ya no dejaremos en todo el recorrido.

A partir de aquí se cruza el cañón que forman las paredes del barranco de Las Chorreras. A un par de minutos del comienzo se encuentra una magnífica poza de aguas turquesas con una zona muy profunda al pie de una cascada.

Posteriormente deberá atravesarse el primero de los cuatro puentes colgantes de tablillas que en esta ocasión salva una altura sobre el río superior a los 20 m. de altura. Ya en el otro lado del puente el sendero supera un desnivel de unos 75 metros en permanente zig-zag, hasta que llegamos a una antigua era, junto a la que se ha construido un bonito mirador con sus barandillas de madera, que tiene su hermano gemelo 100 m. después de un falso llano al borde de otra magnífica atalaya que vuelve a asomarse al barranco de Las Chorreras. Para poco después iniciar el correspondiente descenso empinado por este recorrido comparable a una “montaña rusa acuática”, el retorno al cauce del río con sus pozas de color turquesa .

Antes de llegar a La Poza Central (560 m.), objetivo final de la ruta, a tan sólo 3, 2 Km. del comienzo volveremos a encontrarnos con otra fuerte subida, salvando un desnivel de unos 60 m. a través de unas  escaleras excavadas en la roca viva, cuyas barandillas se encuentran en estado muy precario, asomándose en algunos tramos al filo del Barranco de las Chorreras, transmitiendo una emocionante sensación de vértigo, pero que también encuentra en la bajada su momento de tranquilidad junto a un precioso manantial que brota de una sombría cavidad rocosa y que inspira una gran sensación de sosiego.

Tras esta bajada, el camino ya no se separa del cauce del río, teniendo que atravesar dos puentecitos mas.  Finalmente se llega a La Poza Central (punto final de esta ruta), donde confluyen los otros dos itinerarios diseñados por la Consejería de Medio Ambiente.

Cahorros del río Chillar

Cahorros del río Chillar – La Axarquía – Málaga – Andalucía.

El río Chillar labra un angosto desfiladero en la práctica totalidad de su recorrido, desde sus nacederos en la Piedra Sillar de la sierra de Almijara hasta las ramblas que le sueltan al mar en las playas de Nerja. Un recorrido espectacular que durante el verano, cuando la corriente se atenúa, es posible patear por el agua hasta llegar a los propios veneros del río. Aunque para los de fuera esto es un cañón o un desfiladero, para los viejos del lugar esto es un “cahorro o cajorro”.
Podemos acceder al comienzo de la ruta desde la misma ciudad de Nerja. A través de la N-340, que cruza la localidad, deberemos subir por la Avenida de la Constitución casi hasta su final, donde veremos una torre de alta tensión a nuestra izquierda, calle por la que deberemos girar (calle Mirto, aunque en Google Maps aparece como Camino de los Almachares). A partir de aquí solo tenemos que seguir el camino, al principio asfaltado y después de tierra, hasta llevarnos, tras pasar bajo la A-7, a un amplio aparcamiento conocido como las Canteras de Nerja (donde también se encuentra la antigua Fábrica de la Luz).

Longitud: 16 km, ida y vuelta. Sendero lineal
Dificultad: media .
Tiempo: ida y vuelta 5 h.

Comienza la “la ruta del río chillar” con un cartel que nos indica que estamos entrando en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. El camino al principio discurre entre piedras y un cauce pequeño de agua que va serpenteando y dejando una senda que se alterna a ambas orillas del río. Una variada vegetación típica ribereña como cañaverales, juncales y palmitos, nos acompaña casi todo el trayecto, así como plantas autóctonas. Tras aproximadamente dos kilómetros y menos de una hora caminando, se llega a la altura de la tercera fábrica o salto grande, a la que se asciende por una pequeña rampa de cemento, a su derecha hay unas compuertas y una acequia que nos llevan directamente junto a la pequeña estación hidroeléctrica.
Aquí el caudal del agua empieza a subir, primero hasta los tobillos y después en algunos tramos hasta las rodillas. Frondosos árboles arropan el camino, proporcionando sombra. Vamos adentrándonos a cada paso en el lecho del río, llega un momento que ya no hay orilla para andar y hay que continuar por el agua. Tras otra hora aproximadamente, se alcanzan los famosos “cahorros” preciosa sucesión de tres gargantas de mármol de origen kárstico en las que el río se estrecha hasta permitir tocar las paredes que lo delimitan con sólo extender los brazos, que resultan sorprendentes por su longitud y alturas de más de veinte metros Una vez pasado el segundo cahorro se llega a una poza de agua cristalina que no supera el metro de profundidad, lo justo para refrescarse con un baño.
A partir de aquí, el recorrido se hace progresivamente más difícil. Entre una hora u hora y media de continua subida, (en la que se suceden y se intercalan zonas cómodas, con otras de grandes piedras, pequeños torrentes y mini-cascadas, con pasos más dificultosos y sobre todo resbaladizos, pero que hacen que el paisaje sea más agreste, salvaje y hermoso), se llega a una segunda poza con una bonita cascada conocida como “El Vado de los Patos” y donde termina  esta fantástica ruta de senderismo familiar por el cauce del río Chillar, haciendo una parada para descansar, bañarse y comer antes de regresar por el mismo itinerario.