Hoya Moros

Draco

Siento, al recorrer el camino, los vigilantes ojos de Draco. Su aliento es la brisa que quema mi piel. (Arl)

Mensajes


Alias:
Email:
Para:  
No se publicará el e-mail
(pero es requerido)

Tags - Etiquetas

Código QR.

Código de página Web

Visitas

Burgos

Página 1 de 11

Cañón del Ebro y del Rudrón

Cañón del Ebro y del Rudrón – Valdelateja – Pesquera – Burgos – Castilla y León

Dificultad: Baja .
Distancia: 17Km.

Resumen: El sendero del Cañón del Ebro se encuentra marcado con las señales blancas y amarillas correspondientes a un pequeño recorrido, ya que su longitud ronda los 17 km.

Descripción: Comenzamos este itinerario en Valdelateja, junto al panel que informa sobre la ruta. Debemos cruzar el puente, girar a la izquierda y llegar a la iglesia. Desde allí, una estrecha senda deja el Rudrón a la izquierda. Este río debe de sortear rocas formando vistosas cascadas y salvando el desnivel, antes de que sus aguas se incorporen a las del Ebro.

Desde la estrecha senda por la que caminamos, y entre la espesa vegetación de ribera, podemos divisar en la orilla contraria la Ermita de Nuestra Señora de Ebro. Más adelante cruzamos el río por una pasarela y giramos a la derecha para bordear la vieja central eléctrica del Porvenir.

Nuestro compañero de viaje, el Ebro, ahora a nuestra derecha nos conduce a Pesquera entre altas paredes rocosas, morada de una gran colonia de buitre leonado. Podemos disfrutar del espectacular paisaje durante varios kilómetros, hasta llegar a una chopera, donde el desvío izquierdo asciende a Pesquera.

Ahora descubrimos este bello conjunto medieval, donde sus sólidas casonas lucen en sus fachadas espléndidos blasones. Antes de salir de Pesquera, frente al “Mesón del Cañón”, podemos observar una curiosa inscripción y un escudo. Tras cruzar el puente ascendemos por la carretera y así llegamos a un cruce. A una escasa distancia, y en dirección al puerto de la Eme, parte a nuestra derecha el antiguo camino de Cortiguera.

Vale la pena detenerse y admirar el pozo de San Vicente, cuyo arroyo finaliza su curso en el Ebro. Ahora el sendero se hace más ancho y la pendiente se incrementa. Llegamos a una ancha pista que, tras salvar un barranco, asciende y finaliza en el señorial lugar de Cortiguera. Antes de abandonar este encantador rincón pasamos junto a la fuente y un monumental palacio.

Estoy de acuerdo al igual que aquí en que la ruta debería hacerse en sentido Valdelateja – Cortiguera – Pesquera – Valdelateja, haciendo al principio de la ruta la parte alta del cañon con sus vistas desde el mirador para acabar haciendo el sendero por el fondo del cañon a su regreso a Valdelateja.

Desfiladero de las Palancas.

Desfiladero de las Palancas – Landraves – Munilla – Burgos.

Distancia recorrida: 8 kilómetros
Altitud mínima: 637 metros, máxima: 827 metros
Desnivel acumulado. subiendo: 367 metros, bajando: 369 metros
Grado de dificultad: Fácil
Tiempo: 2 horas y media.

La ruta por el desfiladero de las palancas comienza en el pueblo de Landraves, en la carretera que une Incinillas y Soncillo por Manzanedo.

En el mismo pueblo hay un cartel que indica la dirección a tomar para dirigirse hacia el desfiladero. En esa señal se indica que se encuentra a 1.200 metros.

El camino comienza descendiendo por una pista de cemento, al final de la cual se toma un sendero que gira ligeramente a la izquierda para ir paralelo al río, pero sin cruzarlo.

Tras recorrer unos 750 metros por dicho sendero que transcurre entre árboles, el camino sale a campo abierto.

Después de andar un kilometro y medio llegamos a la primera garganta, donde se hace necesario ir saltando de piedra en piedra para poder atravesar el estrecho paso que dejan las peñas al río.

En invierno se hará difícil este tramo, ya que el río tapará en su totalidad las piedras que ahora nos sirven de paso.

Una vez que se supera el paso del río, el camino se empina dejando el río a la izquierda. Tras andar 2 kilómetros, se vuelve a bajar al río y nuevamente es necesario saltar por las piedras para poder atravesar el tramo.

Este segundo paso por el río es de unos 300 metros. Después se llega a una valla tras la cual el camino se vuelve a abrir al campo, separándose cada vez mas del río e iniciando una suave pero constante subida que lleva al pueblo de Munilla.

El recorrido ha sido de unos 4 kilómetros.

Un descansillo y vuelta por el mismo camino, merece la pena ya que en un par de horas se recorre sin dificultad, eso si, por si acaso es recomendable llevar botas y hacerlo en época de verano, ya que el río baja con poca agua.

Página 1 de 11

Login

Fecha actual:

Entradas