Senda del Cares – Garganta Divina

Senda del Cares – León- Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Situación: Macizo montañoso de los Picos de Europa entre las comunidades de Asturias y Castilla y León
Salida y llegada: Caín – Puente Poncebos, al revés o ida y vuelta   
Longitud de la ruta: sólo ida, unos doce kilómetros
Desnivel: Inapreciable.
Dificultad: Baja.

Forma de acceso: Bien por Caín, Posada de Valdeón,  desde Castila y León o desde Puente Poncebos, Arenas de Cabrales, Asturias.

Senda creada en los años 40 para dar acceso a los trabajos de una obra hidráulica. El canal va paralelo a la senda del Cares

Se trata de la ruta a pie más impresionante al alcance de cualquier persona sin experiencia previa en la montaña.  Doce kilómetros separan las localidades de Caín (León) y Poncebos (Asturias) surcando los Picos de Europa por una senda que se ha dado en llamar la «divina garganta» con paisajes espectaculares, enormes desplomes verticales, canales laterales que hacen que el montañero se pierda entre collados, agostaderos y jous sin fin.

El río Cares siempre abajo, encajonado, embravecido con las crecidas del deshielo primaveral,  hayas creciendo en la más mínima falla de la piedra, cabras que a la vuelta de cualquier recodo que te sorprenden, cámaras fotográficas inundando de infernal ruido el eterno silencio de la garganta. Y gente, siempre gente, mucha gente recorriendo y tratando de grabar en las retinas el verde y gris del entorno, la tridimensionalidad del paisaje y su majestuosidad.

Seguiría tiempo y tiempo tratando de narrar las maravillas de este paraje. No lo haré más, tendrás que verlo, para al final aseverar que ninguna descripción verbal hace justicia a lo que realmente vas a encontrar allí.

Cercana a la garganta divina podemos encontrar zonas como el Desfiladero del Texu, la subida desde Urdón a Tresviso, el desfiladero de las Xanas, y otros muchos que podrás encontrar en la literatura sobre la zona de los Picos de Europa y en entradas en este espacio web.

Sin  duda alguna esta senda es la más recorrida de todos los Picos de Europa y, según sostienen numerosas estadísticas, se trata también de la ruta de montaña más transitada de España. Alicientes no le faltan para ser potente imán de los amantes de la naturaleza de todo el mundo; equipara su espectacularidad y belleza a la facilidad de su recorrido y en los últimos tiempos se han contabilizado más de 200.000 senderistas por año. Estas cifras también nos advierten de algo muy importante a tener en cuenta, y es que para el disfrute pleno del trazado es preferible no acometerlo en el mes agosto ni en los fines de semana del verano dada la concentración de personas en la ruta. Elegir cualquier otra fecha es más gratificante si buscamos la intimidad de la montaña. Con unas zapatillas de deporte o botas ligeras y una mochila que tenga lo esencial (incluido un chubasquero, por si acaso), la ruta se puede emprender en cualquier fecha comprendida entre los meses de mayo a octubre, así que sólo se trata de elegir un día propicio para caminar. (desdeasturias.com)

La ruta más antigua tenía un trazado sensiblemente diferente al actual. En un principio fue de uso exclusivamente pastoril y sólo después de 1916 cambiaron las cosas. Este fue al año en el se comenzó a delimitar un sinuoso y precario sendero para que los operarios de la compañía Electra de Viesgo pudieran vigilar y mantener un canal de agua, canal que transportaba parte del caudal del Cares para su aprovechamiento hidroeléctrico en la Central de Camarmeña. La construcción de esta central eléctrica supuso el ensanche mínimo de una vereda con continuas subidas y bajadas, desde la presa de Caín hasta Camarmeña. Por aquel entonces se tardaban unas siete horas en ir de Poncebos a Caín. Posteriormente, la vía habilitada fue utilizada para llevar los productos agrícolas desde Caín a los mercados de Cabrales, y sólo en los años 40-50 se construyó la actual senda para mejorar el mantenimiento del canal. La ruta fue abierta a base de picos y dinamita y en las últimas décadas se han ido mejorando determinados tramos para garantizar un senderismo sin riesgos. (desdeasturias.com)

Reabre la senda del Cares tras un derrumbamiento a comienzos de la pasada primavera. Fuente: El comercio.es

El río Uces.

El río Uces y el Pozo de los Humos, el Pozo Airón y el Pozo de los Lirios.

Acceso: Pereña de la Ribera o Masueco, al oeste de Salamanca en las Arribes del Duero.

En esta ocasión trataré de un lugar muy cercano para mí, tiramos pa casa. No siempre van a ser sitios de otras comunidades y como he de hacer justicia a lo que es de mi entorno, veremos en esta ocasión un lugar cercano en las Arribes del Duero, en Salamanca. Se trata de tres cascadas, una sobradamente conocida: el Pozo de los Humos; la segunda un poco menos por haber estado siempre a la sombra de la primera: el Pozo Airón;  y la tercera esta ya más desconocida: la cola de caballo o el Pozo de los Lirios.

Las cascadas van a poder visitarse de dos en dos dependiendo el punto de inicio de la actividad. Me explico: podemos intentar el acercamiento al Pozo de los Humos por ser el más importante desde Pereña lo que nos permitirá visitar el Pozo Airón. Si intentamos el acercamiento desde Masueco podremos visitar el Pozo de los Humos y el de los Lirios.

  • Desde Masueco:

Pozo de los Humos: Recomiendo el itinerario andando, dejándose el coche en el pueblo y partiendo de la plaza de la Iglesia. Está debidamente indicado, tanto para hacer el recorrido andando como en automóvil. En cualquier caso la distancia a recorrer es de unos dos kilómetros entre viñas y olivos. No tiene pérdida ninguna, llegamos al aparcamiento e iniciamos el descenso por la ladera Roblea hasta llegar al río. Nada mas hacerlo ya puede divisarse la parafernalia de pasarelas, quitamiedos y plataformas voladas sobre la cascada para su mejor vista. He de decir, quizás siendo injusto que me molesta mucho la agresión y el impacto visual de tanto instalache.

Yo prefiero recordar el espectáculo de la cabecera de la cascada libre de todo tipo de material, a mi modo de ver interfiere en el espectáculo de la cascada. Ahora bien para gustos hicieron los colores, cada loco con su tema. Volviendo al asunto, puede llegarse prácticamente hasta la base de la cascada  siguiendo a la izquierda de las plataformas por un camino con una pendiente muy fuerte por la cañada de Zarazalino que baja hasta el río. Una vez aquí y remontando el curso en unos buenos minutos llegaremPozo de los Humosos prácticamente a la base de la cascada.

Dos cosas a tener en cuenta: la bajada por la cañada es exigente sobre todo con suelo húmedo y si la cascada tiene mucho caudal, la ducha al pié de ella es segura. El recorrido es de unos 10 kilómetros ida y vuelta siempre y cuando se baje hasta el pié de la cascada. Más información del pozo de los Humos .

Pozo de los Lirios: confirmo desconocer este último, si bien lo tengo apuntado en mi debe. En cuanto pueda leña al mono, hay que descubrirlo. Me guiaré por los que encuentro investigando por ahí. Se trata de un sendero debidamente indicado de unos 9 km en total y de dificulta media. Mas información del Pozo de los Lirios. 

  • Desde Pereña:

Pozo de los Humos: De igual modo que en Masueco las indicaciones son excelentes, en Pereña también vamos a contar con buenas indicaciones, iniciándose el camino en el mismo centro del pueblo. De igual modo aconsejo hacer el camino andando aunque de hacerse en coche se llegará por el mismo sitio a un aparcamiento final a partir del cual no se puede pasar desde Febrero hasta Agosto tras haber recorrido unos cuatro kilómetros.

Quedan desde aquí otros dos kilómetros que nos hacen desembocar en una explanada donde encontraremos el mirador del Pozo de los Humos. Se puede realizar la bajada hasta la laguna de la propia cascada. Desde aquí  y tras la cascada,  a su izquierda y metido en un callejón podremos entrever el Pozo de las Vacas, otra cascada que se forma por un pequeño aliviadero del río Uces antes de precipitarse por la cascada principal.

Si acertamos a visitar la zona habiendo llovido un día o dos antes, el espectáculo está garantizado. El paseo será de unos 13 kilómetros ida y vuelta si se baja hasta la propia cascada, el desnivel es acusado pero no insalvable. Más información del Pozo de los Humos.

Pozo Airón: De vuelta en el pueblo podemos desde aquí visitar el Pozo Airón. También debidamente indicado puede accederse en coche hasta un aparcamiento final, un buen trecho antes de la cascada. El recorrido es de unos 8 kilómetros ida y vuelta. Esta cascada de doble salto ha excavado con el paso de los años una cueva bajo el propio chorro de la cascada. Puede accederse a la cueva tras la cortina de la cascada sin ningún inconveniente.

De vuelta al camino principal que habremos abandonado para bajar a la cascada y antes de volver sobre nuestros pasos, siguiendo el camino con dirección Oeste llegaremos a una zona donde podremos ver una panorámica del cañón del Duero. Más información del Pozo Airón.

Vídeo del Pozo de los Humos.

I Jornadas de Montaña-Candelario.

Jornadas de Montaña de Candelario – Salamanca – Castilla y León – España.

Aunque tardía, ahí va la información correspondiente a las primeras Jornadas de Montaña de Candelario, así como del primer Cross de Montaña de Candelario, posible gracias a la colaboración de distintas entidades, entre ellas por lo que me toca, del Grupo Candelariense de Montaña.

Ambas actividades se desarrollarán entre las fechas 20 y 22 de Enero de 2012, con toda una variedad de actos y actividades a lo largo de los tres días.

Solo desear lo mejor a toda la gente que pone el empeño en que esto funcione y que se consigan los objetivos previstos. 

Y nuestro interés por que esta iniciativa siente precedente y sirva de excusa para repetirse en próximas ocasiones.

Los enlaces para obtener más información son:

Cañón del Ebro y del Rudrón

Cañón del Ebro y del Rudrón – Valdelateja – Pesquera – Burgos – Castilla y León

Dificultad: Baja .
Distancia: 17Km.

Resumen: El sendero del Cañón del Ebro se encuentra marcado con las señales blancas y amarillas correspondientes a un pequeño recorrido, ya que su longitud ronda los 17 km.

Descripción: Comenzamos este itinerario en Valdelateja, junto al panel que informa sobre la ruta. Debemos cruzar el puente, girar a la izquierda y llegar a la iglesia. Desde allí, una estrecha senda deja el Rudrón a la izquierda. Este río debe de sortear rocas formando vistosas cascadas y salvando el desnivel, antes de que sus aguas se incorporen a las del Ebro.

Desde la estrecha senda por la que caminamos, y entre la espesa vegetación de ribera, podemos divisar en la orilla contraria la Ermita de Nuestra Señora de Ebro. Más adelante cruzamos el río por una pasarela y giramos a la derecha para bordear la vieja central eléctrica del Porvenir.

Nuestro compañero de viaje, el Ebro, ahora a nuestra derecha nos conduce a Pesquera entre altas paredes rocosas, morada de una gran colonia de buitre leonado. Podemos disfrutar del espectacular paisaje durante varios kilómetros, hasta llegar a una chopera, donde el desvío izquierdo asciende a Pesquera.

Ahora descubrimos este bello conjunto medieval, donde sus sólidas casonas lucen en sus fachadas espléndidos blasones. Antes de salir de Pesquera, frente al «Mesón del Cañón», podemos observar una curiosa inscripción y un escudo. Tras cruzar el puente ascendemos por la carretera y así llegamos a un cruce. A una escasa distancia, y en dirección al puerto de la Eme, parte a nuestra derecha el antiguo camino de Cortiguera.

Vale la pena detenerse y admirar el pozo de San Vicente, cuyo arroyo finaliza su curso en el Ebro. Ahora el sendero se hace más ancho y la pendiente se incrementa. Llegamos a una ancha pista que, tras salvar un barranco, asciende y finaliza en el señorial lugar de Cortiguera. Antes de abandonar este encantador rincón pasamos junto a la fuente y un monumental palacio.

Estoy de acuerdo al igual que aquí en que la ruta debería hacerse en sentido Valdelateja – Cortiguera – Pesquera – Valdelateja, haciendo al principio de la ruta la parte alta del cañon con sus vistas desde el mirador para acabar haciendo el sendero por el fondo del cañon a su regreso a Valdelateja.

Cañón del Tera.

Cañón del Tera y Cueva de San Martín – Ribadelago – Zamora.

Distancia Cañón: 8 km
Dificultad: media.
Desnivel: 500 m
Ruta: senda.
 
Distancia Cueva: 4km
Dificultad: media
Desnivel: 310 m.
Ruta: senda.

Excursión por el cañón del Tera situado en la Sierra de Segundera y Laguna glaciar de los Peces.

La travesía discurre por los agrestes barrancos glaciares del Tera y de Forcadura en la alta montaña zamorana. Un lugar fascinante, por su formación geológica, de origen glaciar y por el abundante agua que llena lagunas, ibones y gargantas.

De las viejas casas que aún se conservan en pie de Ribadelago, parte el sendero que asciende por el cañón del Tera, hasta alcanzar las altas cumbres de la Sierra Segundera, y el pico Moncalvo 2.044 m., situado entre Zamora y Orense.

Saliendo del pueblo, el camino asciende por el cañón del Tera toma la margen derecha del río, y sube por entre el bosque de ribera que se cierne sobre los márgenes del río. Se cruza a la otra orilla por un improvisado puente y se avanza a través de un campo sembrado por grandes bloques erráticos y un aluvión de cantos rodados, arrastrados hasta aquí por los glaciares y las torrenciales aguas del Tera. Un poco más arriba se comienza a superar los primeros resaltes de roca, que caracterizan la generalidad del escabroso relieve del cañón.

El camino que sube sorteando las barreras de roca y los numerosos torrentes, está bien marcado por el paso continuado de animales domésticos y del hombre, este continua en toda su primera parte por la orilla izquierda del río, salvando pequeños lagos, altas morrenas y bellos ibones, auténticos monumentos geológicos. En algunas zonas es necesario atravesar el río por estrechos pasos, en donde se forman grandes cascadas, que vierten por enormes precipicios, dando origen a sonoros torrentes. Para contemplar algunos de estos espectaculares saltos de agua, es preciso desviarse del camino unos metros, y acercarse hasta la orilla del río donde el agua mantiene un enfurecido pulso con la roca.

A una hora y media de marcha y superadas las mayores dificultades del cañón, el camino cruza de nuevo a la margen derecha del río. En este lugar se bordea un pequeño ibón que se halla un tanto retirado. Superado su perímetro, el camino marcado con hitos, se reintegra de nuevo a la margen del río para continuar cerca de su curso.
Próximo a este ibón nos encontramos con un ensanchamiento del valle que desemboca en uno de los lagos más recónditos y solitarios del cañón, el de la Cueva de San Martín
Es una profunda poza excavada en el suelo, a la que vierten las aguas del río Tera, aguas que se despeñan desde un alto precipicio por un delgado canal erosionado en la roca. La poza se halla rodeada por grandes paredones y verdes prados. En las inmediaciones se encuentra una cabaña con techo de pizarra y un poco más alejado un refugio de pescadores.

La senda que sigue cañón arriba, tiene su continuidad en las inmediaciones del refugio, situado a unos trescientos metros del lago, en la vertiente de San Martín. Una vez superado el resalte rocoso que hay junto al lago, la senda sigue río arriba por la parte derecha de éste hasta alcanzar los decrépitos bloques de cemento y piedras del embalse de Vega de Tera. En este último tramo, la senda se va desdibujando y a veces se pierde, por lo que hay que tomar como referencia la margen del río y los muros del embalse que aun permanece en pie.